Thursday, July 28, 2011

Los cimientos políticos para la destrucción de Cuernavaca en favor de las constructoras

Me tomo un descanso de las Joyas de la MIA de La Supervía para re-publicar una carta hecha por el Dr. Raúl García Barrios sobre lo que está pasando en Cuernavaca.

Esta carta la escribió Raúl el 15 de Julio sobre cómo se busca quitarle el poco poder que tienen los ciudadanos que quieren proteger su ciudad contra la especulación y las constructoras. Es un buen ejemplo de lo que está pasando en este país: para los gobiernos actuales (de cualquier partido) lo que importa es construir a como de lugar, pero no importa la calidad de vida, los ecosistemas, los derechos humanos e incluso si las construcciones que tanto cacarean se utilizan. A continuación reproduzco la carta.

-----
Lamento muchísimo ser el portador de esta pésima noticia para la ciudadanía, para nuestra ciudad y para sus ecosistemas, y los invito a que la extiendan por todo su ámbito de acción 

Queridos amigos,

Ayer viernes en la tarde, alrededor de las 7 p.m., el sector gubernamental de Morelos en pleno (federal, estatal y municipal) del Órgano Ejecutivo del Programa de Ordenamiento Ecológico del Territorio de Cuernavaca (POET) votó en bloque y sin discusión abierta alguna una serie de medidas de reforma del programa. La reforma deroga todos los criterios que prohíben o regulan el desarrollo de infraestructuras privadas y públicas en el área de protección ambiental del municipio. Entre los criterios derogados están el Criterio Administrativo 3 que prohíbe el desarrollo de obras e infraestructuras en bosques y barrancas protegidos, y el Criterio Administrativo 10 que regula el desarrollo de obra o infraestructura pública al someterla a los principios precautorio y de certeza científica. Estos dos criterios tienen su origen en las luchas ciudadanas de los últimos años por proteger el medioambiente de Cuernavaca, tienen su base en la legislación nacional e internacional y fueron establecidas como herramientas muy importantes para proteger los muy maltrechos bosques, manantiales, ríos y barrancas de la ciudad. Son mecanismos para hacer valer nuestro derecho humano al medioambiente adecuado, protegido por la Constitución. La reforma invierte, además, el orden de prioridad legal entre el POET y el Programa de Desarrollo Urbano (PDU). De acuerdo a la Ley, el PDU debe estar subordinado al POET; la reforma invierte la polaridad, y somete el POET a un Programa de Desarrollo Urbano completamente anacrónico y fuertemente agresivo al medioambiente.

Los hechos ocurrieron en una reunión cerrada citada apenas ayer a las 5 p.m., y a la que se impidió estrictamente el paso a cualquier individuo ajeno al Órgano Ejecutivo. Cabe mencionar que este es un hecho sin precedente en los tres años de operación del mismo órgano. También es importante señalar que durante la semana pasada se acordó que la reunión del Órgano Ejecutivo tendría efecto hoy viernes a las 9 a.m., y que dicha reunión fue suspendida unilateralmente por la autoridad municipal para dar paso a esta reunión vespertina con el único propósito de reducir la participación del sector ciudadano y académico. Por cierto, éste es el último de una serie de procedimientos legaloides francamente repulsivos utilizados por la administración de Manuel Martínez Garrigós para erosionar esta participación, que incluye la suspensión unilateral (amparada en una interpretación amañada de la Ley) de las reuniones del Órgano Ejecutivo por más de un año, la eliminación del órgano ejecutivo elegido al inicio de su administración, el rompimiento de la paridad acordada entre el sector gubernamental y el ciudadano (hecho que fue decisivo en esta votación), la aprobación de medidas disciplinarias absurdas de aplicación efectiva sólo para la ciudadanía, pues podían ser violadas sistemáticamente por el gobierno sin consecuencia para ellos.

El documento aprobado por el Órgano Ejecutivo incluye en su texto una importante cantidad de motivaciones y reformas, algunas de gran complejidad jurídica. Ante esto, en mi calidad de representante de la UNAM, solicité al secretario del órgano, Lic. Rogelio Sánchez Gatica, representante del Alcalde de Cuernavaca ante el COET, la oportunidad para todos los presentes para estudiar las reformas y así poder emitir una opinión justificada acerca de su pertinencia. Esto me fue negado; en cambio, operó la caballada característica de los modos de operación tradicional PRIísta (y los acuerdo políticos establecidos con los gobernantes políticos PANistas en el poder estatal y federal).

Con este acto, además, se extingue el último de los espacios oficiales de participación ciudadana efectiva creados durante la ventana de "esperanza democrática" abierta en el 2000. Estos espacios fueron creados a iniciativa de la ciudadanía organizada y fueron fuertemente defendidos por el movimiento ambiental durante los últimos 11 años. Dieron a nivel local origen al Manifiesto del Agua de Cuernavaca, al POET vigente y al Programa de Desarrollo Sustentable de Cuernavaca (todos ellos convertidos ahora en letra agonizante), y permitieron el desarrollo de algunas estrategias de lucha medioambiental cruciales para los logros obtenidos en la defensa de la Barranca de los Sauces, Loma de Mejía, Manantial Chihuahuita, Cementera Moctezuma y recientemente el Parque Tlaltenango. Con la pérdida de estos espacios se pierde la oportunidad de mantener el contacto directo y permanente de las organizaciones sociales y académicas autónomas con las autoridades, lo que evidentemente aumenta la probabilidad de que la adversidad se convierta en conflicto y el conflicto en violencia potencial contra de la ciudadanía.

 Todos tenemos claro que detrás de este "golpe" en contra de la razón y el derecho humano están varios intereses. Destacan la construcción del libramiento norponiente y la posibilidad del desarrollo de la "nueva ciudad de Cuernavaca" en el poniente de la ciudad. Estos desarrollos han sido fuertemente cuestionados desde la ciudadanía, algunas comunidades y ejidos y la academia. El POET fue originalmente diseñado para permitir a estos amplios sectores ciudadanos la posibilidad de conocer y discutir libre y ordenadamente los argumentos en pro y en contra de estos proyectos, y tomar una decisión colectiva democrática regida por la razón y la justicia medioambiental. La reforma aprobada hoy anula completamente esta posibilidad y da pié a que operen muchos de los mecanismos que caracterizan a la profundísima corrupción del sector medioambiental del gobierno mexicano, que ha establecido desde hace años un “Mercado de la Ley” como uno de los componentes más evidentes de la captura y desviación del poder del Estado en nuestro país. Dicho “Mercado de la ley” afecta a toda la normatividad ambiental mexicana, y motiva a las instancias de gobierno encargadas de proteger el derecho al medioambiente adecuado a actuar más como defensores de los promoventes de los proyectos de inversión que como defensores de los ecosistemas. En el “Mercado de la Ley” impera el poder económico y el interés de corto plazo de funcionarios.

El libramiento norponiente es sólo un ejemplo de la operación de este mercado. Durante los últimos años, las autoridades federales y de varios estados del centro de la república han tomado la decisión de autorizar la construcción de autopistas que atravesarán —fragmentándolas— varias áreas naturales protegidas o zonas de alta importancia hídrico-ambiental, y que también crearán una enorme inversión en su construcción y operación --con gigantescas ganancias privadas--, "generarán empleos" (cómo si fuera la única forma de hacerlo), incrementarán los ingresos fiscales de estados y municipios (lo que se haría con muchísima más efectividad con una reforma fiscal adecuada, que tasara al capital, los dividendos y la renta como en cualquier país latinoamericano o la OCDE), inducirán una imagen pública favorable al voto electoral y probablemente brindarán a las mismas autoridades importantes oportunidades de enriquecimiento personal ilegal. En sentido estricto, esta infraestructura está impedida por la Ley o por lo menos ampliamente regulada, pues en el largo plazo ninguno de esos "beneficios" alcanza a pagar los costos que la destrucción de los ciclos hídricos, los ecosistemas y las comunidades biológicas impondrá sobre el bienestar del pueblo mexicano. Sin embargo, los funcionarios que ejercitan su autoritarismo a través del “Mercado de la ley” lógicamente han optado por buscar todo tipo de mecanismos para “vender” la evasión de estos impedimentos y regulaciones en detrimento del medioambiente, la biodiversidad y los recursos naturales.

México cuenta con poquísimos municipios (menos de cincuenta de más de 2500) con un ordenamiento ecológico del territorio local. Este golpe trasciende a Cuernavaca, pues da cuenta de la debilidad efectiva de este instrumento de política medioambiental y la disposición del gobierno federal para violentar sus propios acuerdos y disposiciones cuando así conviene al interés económico.

Un párrafo para el esperanza. La votación de ayer no significa que "todo está perdido". La reforma del POET tiene todavía que pasar por el filtro de muchos mecanismos que obligan a la autoridad a convocar a la "consulta" pública. Desafortunadamente, el modo en que operen estos mecanismos queda en manos de la autoridad, y los métodos utilizados ayer nos permiten apreciar que ésta no pretende permitir un verdadero debate. Sin desatender este frente, la ciudadanía organizada deberá desarrollar aún más otros métodos de lucha adecuados al propósito. Con afecto, Raúl García Barrios Representante de la UNAM Órgano Ejecutivo POET

Saturday, July 16, 2011

Las joyas de la MIA de la Supervía 4: Diez minutos bien valen un bosque


El estudio técnico justificativo (ETJ) de la MIA de La Supervía lo hicieron SIGEA, ESAF (Estudios Ambientales y Forestales) y Via Rápida Poetas (Copri-OHL). En este estudio el segundo párrafo del apartado X dice:

“Esta vialidad permitirá recorrer alrededor de 10 Km en 10 minutos que es la longitud total del trayecto entre la autopista Mexico-Toluca y Periferico Sur, una reducción de la mitad de los tiempos de traslado entre el sur y el poniente para vehiculos particulares y para los usuarios del transporte publico. “


En resumen: La Supervía le ahorrará al automovilista 10 minutos.


¡10 minutotes!


Pero 10 minutos no cuadran. Se tiene que tener una velocidad promedio de 60 km/h en la ciudad para 10 minutos. Ahí comienzan a surgir dudas.


Para aclarar algunas de estas dudas cualquiera puede hacer un ejercicio en una computadora con acceso a Googlearth y medir los kilómetros entre los puentes de los poetas y periferico sur por dos rutas: 1) con el trazo de la supervía y 2) con la ruta acutal. La diferencia entre ambas rutas es sólo de 2 kilómetros.

Si el promedio de velocidad de un auto en esta ciudad es de 16 y 20 km/h, el ahorrarse 2 kilómetros reduce el tiempo únicamente entre 6 y 7.5 minutos. Esto suponiendo que la caseta de cobro no detiene a los automóviles, que no existen cuellos de botella en los entronques, o que no existe el tráfico inducido. 


Cuando hicieron los puentes de los poetas Copri anunció que estos puentes solucionarían de una vez por todas el tráfico de Santa Fe. Imaginemos que esa vez se equivocaron por un poquito, pero que ahora verdaderamente no se equivocan. Imaginemos también que ahora sí hicieron bien los cálculos y que efectivamente se van ahorrar esos 10 minutotes.


¿Que es un bosque, dos ríos y 29 especies en peligro de extinción si uno se va ahorrar 10 minutos? El blog "Crónica de un ecosidio llamado Supevía Poniente", documenta con fotos como se está destruyendo por OHL y Copri. Ahí se puede ver lo que se está perdiendo.


Cuando nuestros hijos nos reclamen por la ciudad que les dejamos: sin agua, sin bosques, sin ríos, más desigual, inundada y endeudada, les podremos decir: ¿pero de que te quejas? por un par de meses logre ahorrarme 10 minutotes.

Monday, July 11, 2011

Las Joyas de la MIA de la Supervía 3: “Una no es ninguna”

¿Quién no tiene un amigo que repite en cada borrachera “una no es ninguna”? Bajo una visión reduccionista la frase no es errada: una copa no hace daño, no emborracha, no genera alcoholismo… vaya! ni ayuda a moldear a la famosa panza chelera.

El problema es la acumulación constante de copas. La frase es sólo un juego que nos distrae de los efectos negativos de la acumulación para tomar más. Sin ser un juego, esta es la misma filosofía con la que SIGEA escribe la siguiente joya de MIA de la Supervía:

“la MIA persigue fundamentalmente identificar, y evaluar el impacto ambiental motivado por el cambio de uso de suelo forestal a otro uso, por tal motivo, no es que se omitan muchos impactos ambientales predecibles que se provocan por las obras, muchos de ellos muy importantes sin lugar a dudas, pero que definitivamente, no son el resultado o no están vinculados propiamente al cambio de uso de suelo y por ende han sido excluidas de la evaluación”.

En otras palabras: SIGEA y Copri-OHL le piden a SEMARNAT que evalúe sólo una copa (y una… pues no es ninguna), pero que ni se asome a ver las botellas debajo de la mesa.

La Supervía es parte de una serie de carreteras que juntas pondrán en peligro el suelo de conservación del DF. Pero al presentarlas por separado se busca minimizar este efecto acumulado. Sin embargo, en la Supervía, esta estrategia no ha sido suficiente, ahora tienen que dividir todavía más los efectos de un sólo proyecto. Así, esta MIA sólo analiza el cambio de uso de suelo forestal, otra MIA ya se ocupó de algunos de los efectos de la construcción, que ni siquiera, admite SIGEA, están completos.

Cuando se analiza una tala de árbol en árbol existe una sensación de que no pasa nada, hasta que desaparece el bosque entero. Pero, al igual que con los alcohólicos, los efectos acumulados por la destrucción de los ecosistemas son devastadores no sólo para el que lo practica sino para los que estamos alrededor.

Como en otras joyas, es una práctica común en las constructoras. Las instituciones que nos deberían de defender de esta práctica (SMA-GDF y SEMARNAT) hacen como que no entienden el problema de los efectos acumulados. Dentro de sus dependencias hay personas muy capaces, pero es evidente que las decisiones se toman por otras razones diferentes a resguardar los ecosistemas. 

Wednesday, July 6, 2011

Las Joyas de la MIA de la Supervía 2: "La SEMARNAT tampoco ve ni oye"

Esta joya no es atribuible a los autores de la MIA sino a la Secretaría que debería velar por nuestros recursos naturales. La SEMARNAT recibió más de 500 solicitudes de consulta pública para esta MIA y siempre las había aceptado, y pese a todo se negó a la consulta. ¿Por qué?

La SEMARNAT le hizo “a la Salinas”: ni los veo ni los oigo.

Una de las recomendaciones más contundentes de la Comisión de Derechos Humanos del DF al Gobierno Central fue justamente que el proyecto nunca se abrió a consulta pública, como la ley ambiental prevé. A SEMARNAT, esto también le tuvo sin cuidado, a pesar de contar con un área de participación cuyas funciones es organizar estas consultas.

La autorización de esta MIA devela lo eficaz puede ser la SEMARNAT, cuando quiere, adelantándose incluso a los plazos legales. En un mes, se recibió la solicitud, se pidió consejo a otras dependencias, analizó todo y dijo que sí se podía. Contrastando con esta eficacia, en carne propia he vivido retrasos de una oficina de SEMARNAT que después de seis meses de recibir un oficio, contestan que a ellos eso no les compete.

Una de las condiciones del resolutivo de la MIA de la Supervía es "cuidar" (no dice como) a las especies de enlistadas en la NOM 059. Esta lista contiene las especies que corren algún peligro de extinguirse. COPRI-OHL y SIGEA dicen que sólo hay 9 de ese tipo de especies. Pero en una revisión somera, usando las mismas fuentes que usó SIGEA, encontramos al menos 29 especies en peligro de extinción, tanto de animales como de plantas, enlistadas en la NOM 059. La razón de esta diferencia es que las constructoras utilizaron la lista de la NOM publicada en el 2001, pero dijeron que utilizaron la del 2010. Esta es otra joya de la MIA.


Revisar ese simple detalle debió ser responsabilidad de la SEMARNAT, o en su defecto que en una consulta pública la sociedad y los expertos se lo hiciéramos ver.

Así que debido a un resolutivo de SEMARNAT que excluyó la participación social, más de 20 especies en peligro no serán consideras, condenándolas a la inminente extinción. Recordemos que el valle de la Ciudad de México tiene --o tenía, mejor dicho-- el 2% de la biodiversidad del planeta.

¿Quién defiende a la naturaleza, si los funcionarios responden a otros intereses y sólo están de paso? Creo que no queda otra que la sociedad comencemos a defenderla, pidiendo rendición de cuentas a nuestros servidores. 

Monday, July 4, 2011

Las Joyas de la MIA de la Supervía 1: “Ya lo pasado….. pasado”

Imagínate que estas cómodamente leyendo en tu casa y tu puerta es destruida por un buldócer manejado por tu vecino. Antes de que puedas reaccionar, tu vecino se va a tu cocina y a marrazos la destruye. Después destruye tu sala y las recámaras y antes de que te golpee a ti, huyes agazapándote en el baño. Quiero ampliar mi casa, te dice, y me estorbas. Llega la policía que le pregunta a tu vecino donde está su permiso para hacer eso. Él dice que no lo tiene, pero que lo va a conseguir. Momentos después llega con su solicitud de permiso, y se pone a platicar con el policía en lo “obscurito”. Les arrebatas el documento y te das cuenta que la solicitud de permiso es sólo para destruir el baño, y el argumento principal es porque todo lo demás ya está destruido y tu casa ya no vale nada.

Pues esta es la primera joya de la MIA de la Supervía. La Manifestación de Impacto Ambiental declara que se van a destruir cerca de 17 hectáreas de bosque, pero como Copri-OHL ya destruyeron 14, entonces la evaluación en esta MIA será únicamente por 3 hectáreas.

En esta manifestación, SIGEA y Copri-OHL prefieren pedir perdón antes que pedir permiso, en otras palabras: ya lo pasado... pasado. Y lo hacen porque antes les ha funcionado muy bien. De hecho, es una práctica común de las constructoras el destruir primero, pagar una multita insignificante en comparación con el dinero invertido (en este caso, son dos millones de multa comparados con los 4,500 millones que cuesta la obra) y esperar a que le den el permiso de lo restante.

Lo peor es que el delito que cometen se vuelve a su favor porque parte del argumento en la MIA se basa en que si ya está destruido, y con todo lo invertido, sería una pena no construir en un lugar tan bonito. 

La SEMARNAT acepta este argumento, y al hacerlo fomenta esta práctica. Hace unos meses la Auditoría Superior de la Federación le hizo una amonestación a la SEMARNAT por no evitar la destrucción de los manglares a partir de esta práctica.

Para finalizar, le mando un saludo a mi trolsito, y lo invito a seguir buscando mis publicaciones científicas recientes, en serio, no es muy difícil.