Monday, November 26, 2012

No estamos solos... ¡hay toda una Latinoamerica!

Este blog dedicado a los compañeros de La Malinche que fueron reprimidos por el GDF en la madrugada del viernes pasado.


El tema del Programa Espiral de Canal 11 de la segunda semana de noviembre fue el de "Ciudades Justas y Sustentables" el programa incluyó a cuatro expertos de organizaciones civiles y la forma de gobernar las grandes ciudades.



¿Como está naciendo en Latinoamerica una nueva formas de gobernar las ciudades? Aquí hay un video que puede explicar, lo que habría que hacer y en la Ciudad de México no lo estamos haciendo.



México está entrando tarde (y eso que tenemos al mejor alcalde del mundo y sus alrededores intergalácticos....en el "greenwashing"). Pero nos estamos abriendo paso. Lo hacemos de manera trompicada y sabiendo que los gobiernos todavía ven con miedo a una sociedad que se organiza y que no se puede comprar ni organizar en clientelas. No sé si sea el único camino, pero si es posible que sea uno de los pocos que nos quedan.

Vale la pena ver el video de TV once del programa Espiral, una buena discusión sobre los grandes problemas de la ciudad, como se pueden resolver y como podemos participar.

Monday, October 8, 2012

El Derecho Humano a tener un ambiente sano


Recientemente asistí al Foro Internacional sobre el Derecho Humano al Ambiente Sano, organizado por la Comisión de Derecho Humanos del DF. En él se analizó la contaminación del aire, la basura y la accesibilidad al agua. 

Como ecólogo, un ambiente sano me remite a dos imágenes: 

1) La lúdica. Lo bello que es estar en un bosque o en un lago.

2) La ética. Nadie tiene derecho a exterminar un ecosistema.

Sobre la lúdica, todos los seres humanos tenemos que tener derecho al placer de estar dentro de un ecosistema sano, puesto que esto alimenta al espíritu –a través del intelecto- y por lo tanto, es parte fundamental para ser un humano. La vista placentera de un entorno agradable que nos proporciona contar con un ambiente sano, facilita la capacidad de ser feliz, en contraste con lo que sucede en un ambiente enfermo. 

Sobre la ética, el contar con un ambiente sano, promueve cuestionarnos sobre nuestra responsabilidad como seres humanos al destruir un ecosistema. Hasta antes de que Darwin publicara El origen de las especies en 1859, no teníamos muchas dudas al respecto ya que al estar por encima de cualquier especie, teníamos el derecho de hacer con ellas, y los ecosistemas, lo que quisiéramos. Pero la teoría de la selección natural nos sitúa en el mismo plano que el resto de las especies, desde las bacterias, hasta los delfines, pasando por cualquier tipo de planta y hongo. Al mismo nivel de las demás especies, ¿qué derecho tenemos de enfermar a un ambiente sano donde todas conviven?

Con sólo una de estas imágenes -la lúdica o la ética-, bastaría para relacionar los derechos humanos con la naturaleza. Sin embargo, ninguno de los dos puntos -ni sumados- le pueden hacer frente a la destrucción de la naturaleza generados por las constructoras o las mineras que erróneamente llaman a sus actividades “desarrollo”, pues supone que estas actividades brindarán mejor calidad de vida para los seres humanos. Con ello se justifica destruir gran parte de los ecosistemas. Algunas de estas empresas vieron en las ecotecnias (tecnología que pretende reducir, en algún grado, el efecto del ser humano sobre la naturaleza) la forma perfecta de lavar su destrucción. Por ello, mucha de su propaganda se enfocan en las ecotecnias aún cuando sean poco útiles frente a la destrucción que generan. Y por ello a estas propaganda se le llama comúnmente “greenwahsing”.

Pero con la destrucción de los ecosistemas a partir de estas actividades –con todo y ecotecnias implementadas-, las personas dejamos de vivir en un ambiente sano. 

Aún así, este paradigma de “desarrollo” se mantiene y explica muy bien la razón por la cual los ecosistemas nunca habían estado más deteriorados de lo que están ahora, a pesar de que en México contamos, hace más de un cuarto de siglo, con leyes e instituciones diseñadas para protegerlos. Este paradigma ha distorsionado tanto a la ley como a las instituciones, las cuales en muchos casos, en lugar de defender a la naturaleza, apoyan a las constructoras y son promotoras de las megaconstrucciones. Por ejemplo, Secretaria del Medio Ambiente del Distrito Federal lleva dos sexenios promoviendo la construcción de segundos pisos y de supervías, obras que contrarían al ambiente sano. Otro ejemplo es la frase más repetida del todavía Secretario del Medio Ambiente del Gobierno Federal: “aquí no estamos para detener proyectos”.

Pero existe otra razón por la cual un ambiente sano está muy ligado a los derechos humanos: el funcionamiento de un ambiente sano ha estado muy relacionado a la existencia de todas las civilizaciones. Un ambiente sano nos provee de comida, agua, clima y es la base de nuestras culturas. Esto se debe a que un ambiente sano, ha proveído de bienes a los humanos desde que aparecieron sobre la faz de la tierra. 

A estos bienes, los ecólogos les llamamos “servicios ecosistémicos” y existen cuando el ecosistema está sano, y desaparecen cuando un ecosistema se perturba lo que lleva a las sociedades a buscar la forma de suplirlos con tecnología, que por lo general tiene un costo monetario y no es tan eficiente como dichos servicios ecosistémicos. 

Para entender como funcionan los servicios ecosistémicos y lo que nos cuestan, aquí hay dos ejemplos:

La zona chinampera en Xochimilco está sobre un humedal, que año con año se fertilizaba con las lluvias. Los aztecas supieron aprovechar esta fertilización natural anual para generar su imperio. Así, el ecosistema lacustre del Valle de México proveía de comida suficiente para una gran cantidad de personas que no necesitaban de agroquímicos. Al destruir ese ambiente sano, es necesario fertilizar las tierras que no dan suficiente alimento y por lo tanto hay que importar alimento de otros valles.

Un ecosistema sano provee de agua a la sociedad por medio de ríos, lagos o una adecuada infiltración de lluvia a los acuíferos. Así, el agua potable es más fácil de  distribuir a toda la población. Un ecosistema enfermo no provee de agua potable y por ello se tiene que generar la inversión para importarla y potabilizarla. El colmo de este problema se refleja en el costo del agua embotellada -que a veces se vende como ecológica-, ya que es 500 veces más cara que el agua que llega a los tinacos, pero puede ser de pésima calidad porque la importamos del sistema Cutzamala (Ver artículo anterior). 

Así pues, cuando el ambiente deja de estar sano, el ecosistema deja de prestar los servicios ecosistémicos, y reemplazarlos a base de tecnología es costoso y nunca 100% eficiente. Esto genera mayor desigualdad, puesto que los beneficios del ecosistema se vuelven sólo disponibles para aquellos que tienen los recursos, ya sea por cercanía o ya sea por dinero.

Pero un ambiente sano se vuelve un aliado de los derechos humanos, puesto que genera beneficios fundamentales para la supervivencia: como el acceso al agua, a la comida o un buen clima. Estos beneficios son para toda la población.





Monday, September 17, 2012

Seis años de gobierno "verde" en la Ciudad de México


  • No vayas a perder el gorro porque seguro llueve.
  • ¿Cómo sabes mamá?
  • Por las nubes.
  • ¿como las viste? Mamá quiero ver el cielo.
  • No se puede, mi amor, hay una calle arriba de nosotros.
  • ¡Pero yo lo quiero ver!
  • Ya te dije que no se puede.
  • ¿No podemos subir a esa calle?
  • Tenemos que tener carro, ya sabes que no tenemos.
  • Pero quiero ver el cielo... hace mucho que no lo veo... desde que iba a la alberca.
  • Sí, mi amor, pero ya no hay alberca. La quitaron con todo y Casa Popular, ahora tenemos esta terminal de camiones.....
  • Pero llevamos aaaaaaños esperando el camión.
  • No son años, son como 50 minutos, ya sabes que siempre se tarda.
  • ¿Por qué no compramos un auto como el Tío Manuel? Así sí podría ver el cielo.
  • Estamos ahorrando para comprar un auto chiquito, mi amor, falta poco, ya verás.
  • ¿Y así iríamos más rápido?
  • Yo creo que sí.
  • Pero cuando nos dio “raid” el Tío Manuel, nos tardamos aaaaaños.

  • No fueron años, fueron como dos horas, un poco menos que lo que hacemos aquí... no te alejes y no veas a esos muchachos.
  • ¿Qué les pasa, mamá? se ven raros y huelen como feo.
  • No sé, pero deja de verlos.
  • ¿Cuando vamos a ir al río otra vez? ¿hasta que tengamos carro?
  • Ya no hay río mi amor... lo entubaron.
  • ¿Lo entubaron? ¿qué es eso?
  • Que ya no se ve porque esta enterrado dentro de un tubo de cemento.
  • ¿Y las ranitas que vimos ese día?
  • Han de estar dentro del tubo.
  • ¿O sea que tampoco pueden ver el cielo?
  • Yo creo que no.
  • ¿Entonces se van a morir?

  • Ay mi amor, yo creo que no... ¡ojalá que no¡

Wednesday, August 29, 2012

La Ciudad de México “Restaurada” por la “Sra. Cecilia”.

Hace una semana, un ejército de “Paul Bunyans” con sierras eléctricas masacró más de 600 árboles sobre el camellón de Av. Luis Cabrera. Alrededor de 100 granaderos impidieron que una vecina pudiera tomar fotos de la tala desde el puente peatonal. Algunos de los árboles talados fueron plantados por los vecinos hace más de 40 años cuando la Av. Luis Cabrera tenía un río que no estaba entubado.
Paul Bunyan. La leyenda de un leñador gigante en Estados Unidos. 

Pero la tala no es problema para el GDF, o para las compañías Riobóo, OHL y Copri porque, según ellos, esta es la obra más ecológica de la historia. Para probarlo ofrecen plantar miles de árboles en sustitución de los destruidos. ¿En dónde? No sabemos. ¿Cuáles? Ni ellos lo saben, pero tienen la lógica de “entre más, mejor” cuando se trata de plantar.

Hace aproximadamente 100 años, el encargado del manejo de los bosques en Nuevo México, Aldo Leopold (1887-1948) se dio cuenta de que los ecosistemas boscosos estaban en peligro en aras del progreso. Las casas en Estados Unidos son de madera y la expansión al oeste requería de muchos árboles para construir ciudades enteras. Para conservarlos, Aldo Leopold entendió que cada planta (pasto, arbusto) o cada árbol (chico, mediano o grande), tiene una función específica en el bosque, así que la reforestación masiva era contraproducente.

Aldo Leopold escribiendo en su casa.
La mayoría de las reforestaciones masivas se hacen con retoños (o piecitos) que vienen de un sólo árbol. Así que son clones que tienen el mismo tamaño, por lo que en lugar de generar bosques producen campos de cultivos de pinos (muchas de las especies ni siquiera son de ahí). Reforestar es complejo y por ello Aldo Leopold dedicó prácticamente toda su madurez a desarrollar teoría de restauración en la Universidad de Wisconsin.

Así, desde hace tiempo sabemos que la reforestación masiva que practican las empresas y gobiernos (que tristemente tienen en sus manos la sostenibilidad de esta ciudad) es fundamentalmente un inútil “greenwashing” para ocultar la destrucción de las zonas ecológicas. Puesto que ningún biólogo que se respete está de acuerdo, tienen que hacer uso de personas con poca experiencia y organizaciones que necesitan del dinero para sobrevivir.  
Esto no es un bosque.
Estos grupos se están convirtiendo en las “Sras. Cecilias” que restauran con buena fe y poco conocimiento. Copri, Riobóo, OHL y el GDF han de pensar que la Sra. Cecilia hizo un excelente trabajo al restaurar la pintura del Cristo en una iglesia de Zaragoza, España. A fin de cuentas, el Cristo tiene pelo, ojos y boca, como la pintura original. Quizá Copri hubiera sugerido pintarle dos narices en la lógica de “entre más mejor”.

Restauración de la Sra Cecilia. Colores más intensos con las mismas características que un rostro normalmente tiene. Ojos, nariz, boca y orejas ocultas tras el pelo rizado.

Propaganda de "Restauración" de la Supervía a la Glorieta Quinceañeras. El verde es más intenso en los árboles (quizá los van a pintar). Se percibe una caseta oculta atrás de árboles pintados, pilares y techos de concreto. ¿cuantas quinceañeras se tomarán la foto en un lugar así? ¿cuantos cipreses sobrevivirán?


En la toma de decisiones, los poderes económico y político ignoran a las personas con experiencia en biología y ecología para dejarle el trabajo a sometidas “Sras. Cecilias” que proponen medidas de mitigación bajo sus órdenes y su filosofía.

Es hora de que la sociedad se dé cuenta de que los trabajos de restauración fallidos, que son evidentes en una pintura, pueden ser muy graves en los ecosistemas. Nuestra calidad de vida depende de su buen funcionamiento. Por lo pronto, las funciones que proveían los árboles en Av. Luis Cabrera desaparecieron durante una noche en la que las motosierras nos mantuvieron despiertos escuchando una masacre ecológica-urbana.

----
Posdata:
OHL va por más, y ahora arrebata el proyecto de Cabo Cortés promovido inicialmente por Hansa Urbana. El proyecto se llama “Los Pericúes”, tribu que habitaba la zona antes de la llegada de otros españoles para colonizar en el siglo XVIII. En la descripción del proyecto su MIA la palabra "sustentabilidad" se repite 6 veces en una cuartilla. OHL le sigue apostando al maquillaje estilo "Sra Cecilia" para convencer al público.

¿Podrán más sus conexiones con el círculo de poder o podrá más la sociedad?


Sunday, July 29, 2012

Los golpes de los granaderos en la Glorieta de las Quinceañeras

Escribo esta publicación sin dormir en la madrugada, después de una larga y dolorosa noche. Una noche que se quedará en mi memoria.


El día comenzó muy bien con un foro organizado por el Frente Amplio contra la Supervía para festejar los dos años de resistencia pacífica en un plantón que no ha dejado entrar las máquinas a su colonia. Ahí, el Arquitecto Enrique Ortíz habló de la Carta por el Derecho a Ciudad como base para entendernos en esta gran megalópolis. Sus palabras enseñan que efectivamente hay un nuevo grupo de personas de la sociedad civil que están muy por adelante de los gobernantes.

Si en la mañana pensaba que los gobernantes estaban atrasados, por la noche me demostraron que esta Ciudad, que se precia de ser democrática, está retrocediendo en la protección de derechos humanos básicos.

A las 11:45 pm nos llamaron para avisarnos que había muchos granaderos que subían por Luis Cabrera. Yo vivo ahí, así que me asomé a la ventana y ahí estaban. Ya hacía tiempo que pensábamos que algo así podría pasar.

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) necesita urgentemente terminar sus obras porque se acaba el sexenio. El lunes pasado, en una conferencia de prensa, el Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard confesó que tenían que acabar antes de que el amparo se decidiera para  “pedir perdón antes que pedir permiso”. El GDF tiene prisa, mucha prisa por terminar una obra atrasada y, sobre todo, cuestionada.

Granaderos comenzando a empujar
Para ello y a pesar de que estaba en litigio, el GDF amplió el Título de Concesión a COPRI y OHL de la Supervía para aumentar más de 2 km. Esta vez haciendo un segundo piso (que ya se volvieron fetiche para GDF y todas las constructoras de ballenas) sobre Luis Cabrera. Esta ampliación involucra destruir la famosa “Glorieta de las Quinceañeras”. Ya muchos vecinos nos habíamos reunido para defenderla en Picnic en el Río y un domingo de música.

Supusimos, ingenuamente, que el GDF no iba a reprimirnos, que nos iba a respetar. Pero se nos olvidó que ya las elecciones pasaron y el costo político se minimiza.

Planeado como si fuera la toma de un cuartel, los granaderos sellaron Luis Cabrera desde Periférico hasta San Jerónimo. Sólo 25 personas logramos llegar a la Glorieta. A los demás vecinos, los granaderos no los dejaron pasar, cerrando sus calles al tránsito. Nadie se podía acercar porque toda comunicación se cortó entre nosotros en la Glorieta, San Jerónimo Lídice y San Jerónimo Aculco.

Comenzamos a gritar lo que estaba pasando. Se acercó personal del GDF a preguntarnos qué queríamos; cuando les pedimos los permisos nos dijeron que ellos no los necesitaban, cuando les pedimos sus nombres ninguno nos lo dio, menos Berenice Téllez quien trabaja para el Subsecretario Hernández Llamas. Ese personaje que según Marcelo Ebrard lo “corrió” por haber aceptado a Peña Nieto pero que sigue trabajando para la Supervía por parte del gobierno.

Así que estas 20 personas estábamos aisladas. En un momento, los granaderos arremetieron contra nosotros. A mi esposa la comenzaron a golpear y me puse entre ella y los escudos, entonces a mi me comenzaron a golpear. Pudimos acercarnos a un árbol y nos agarramos de él, con la última esperanza de no dejarlo ir, el árbol nos ayudó con su corteza sabedor de que ahora su suerte está echada. Morirá talado o sufrirá el estar bajo un techo de cemento que trasmina plomo y otros metales plagándolo hasta encontrar su fin.

A 10 granaderos por persona, y con golpes nos fueron separando del árbol. En un momento, mi esposa gritó que la estaban desnudando, y me abalancé para rescatarla. Ahí nos quedamos tirados en el suelo, siendo pateados por los granaderos. A mi esposa la cargaron mientras que yo seguía en el suelo sufriendo las patadas.

Me comenzaron a arrastrar. Mi espalda se estaba raspando mucho y me agarré de un brazo de una granadera. Su uniformes parecen ser de poca calidad puesto que la manga de su chamarra se desgarró hasta dejarle el brazo descubierto. Eso los hizo enojar. Ahí me soltaron y mientras un granadero me golpeaba en los testículos, otro granadero me jalaba de los pelos. Me siguieron arrastrando. Con esos golpes, perdí mi celular y mis llaves.

En un momento me intentaron poner de pie. Opuse resistencia y volvieron al ataque con patadas en la espalda y testículos. En vilo entre 5 granaderos me levantaron sin dejarme de patear. Probablemente los golpes con mayor saña y desprecio que recibí era de los granaderos del sexo femenino. Quizá el entrenamiento a ellas involucre cosas más desagradables.

Rodeados por granaderos y sin podernos mover
Finalmente me sacaron de la glorieta. En algún momento había grupos de granaderos que estaban enfrente de mi y por lo tanto no me podía ni mover, pero los de atrás creían que me seguía resistiendo y por lo tanto me seguían golpeando para que avanzara. Estaba yo en una suerte de sandwich entre dos toletes y escudos que lastimaban. El jefe de su división (él no golpeaba) se dio cuenta, les dijo que ya pararan de golpearme y me ofreció la mano.

Nos rodaron a 15 personas unos 300 granaderos y nos pusieron contra la barda entre Luis Cabrera y Asunción. Justo ahí hay una cámara de vigilancia del Gobierno del Distrito Federal. Ojalá haya filmado todo y podamos recuperar el video para que se demuestre el salvajismo de estos cuerpos de granaderos.

Buscamos a la Comisión de Derechos Humanos del DF, para que enviaran a algún observador, pero no llegó. Un poco de prensa llegó, pero aislada no podía ver nada.
Mapa que señala el lugar donde estaba mi celular a las 5 am

Arrinconados por los granaderos y sin podernos mover estuvimos viendo como las empresas soldaban y sellaban la glorieta. El hecho de mantenernos ahí era para demostrarnos que sí lo podían hacer enfrente de nosotros.

Al mismo tiempo pusieron letreros que indican que van a mejorar la glorieta con ese segundo piso. Por un momento me sentí en un campo de concentración en donde el que tiene el poder busca humillar al desvalido.

Volví a mi casa por ahí de las 5 de la mañana para descubrir (gracias al internet) que mi celular estaba a dos cuadras de mi casa por donde estaban los camiones de granaderos. Bajé a decirles que sabía exactamente donde estaba, fue como hablarle a la pared, tuve que cancelarlo y buscar la forma de borrar todo gracias a la tecnología. No se si lo logré.

Cuando sellaron la glorieta y todo el camellón de Luis Cabrera eliminaron un carril de automóviles. Así, privatizan el espacio público para entregarlo a Copri, OHL y Rioboó. 

Me duele todo el cuerpo. Un dedo de la mano izquierda lo tengo morado, la espalda raspada y golpeada, aún me siguen ardiendo los cabellos, las piernas y mis partes nobles están adoloridas. Pero sin disminuir la barbarie que realizaron sobre mi persona, me duele más La Glorieta.

Esa Glorieta de todos los contrerenses.

Una glorieta con más de 80 cipreses al cual iban a tomarse las fotos los novios en sus bodas y las quinceañeras (de ahí el nombre).

Eso ya no será más.

Perdimos barrio, perdimos identidad en la Magdalena Contreras, perdimos seguridad, y perdimos calidad de vida. ¿qué ganamos? golpes y humillaciones para que tres empresas se hagan más ricas a costa de la ciudadanía. Cualquier urbanista sabe que estas autovías de cuota no mejoran el tráfico.

Pero quizá lo que más me duele es el retroceso que estamos teniendo. Un gobierno que incumple las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del DF; un gobierno que hace todo a espaldas de los habitantes, que le entrega el espacio público y el dinero a tres empresas: Copri, OHL y Rioboó (algunas de ellas nunca han ganado una licitación y sólo tienen contrato por adjudicación directa); un gobierno que tiene que hacer maniobras militares al amparo de la noche aislando y golpeando a ciudadanos que no hacíamos otra cosa que disentir pacíficamente; un gobierno que pone los tiempos para evitar que un amparo detenga la obra; un gobierno que impone la fuerza antes que el diálogo, es un gobierno que no puede llamarse progresista, moderno o democrático.

Si la ciudad se lo cree, tampoco lo es.

Saturday, July 28, 2012

Las lluvias, la Ciudad de México y La Supervía

Artículo originalmente publicado en EL Universal el 10 de agosto del 2010. Ahora tiene modificaciones ajustadas al 2012.

Últimamente nos hemos inundado demasiado. De hecho, las lluvias se adelantaron y la época de secas (ese periodo intenso entre el fin del invierno con sus heladas y los inicios de lluvia a mediados de junio) fue muy corta. Es posible que esto se deba al cambio climático. Pero como dice el mismo Jefe de Gobierno los cambios de clima en el DF también se deben a la urbanización.



Lo que si está claro es que últimamente hemos tenido inundaciones donde antes no aparecían. Es por esto, que en época de lluvias, vemos al agua como el enemigo. Es una tradición, así lo hemos visto desde hace más de 200 años. Esto no pasó desapercibido por Alejandro de Humboldt, ese gran naturalista alemán que, en su visita a México, vio con sorpresa los destrozos ecológicos en la zona boscosa de la ciudad y anunció sus consecuencias. Estas consecuencias no son otra cosa que lo que estamos viviendo.

Al culpar a las lluvias de nuestra desgracia bajo el agua, se nos olvida que la Ciudad de México está en un ecosistema que necesita de las lluvias. Ese ecosistema es un lago. 


La Ciudad de México sobre un lago

Este lago reacciona en tiempos más largos que los sexenales y en áreas más amplias que las demarcaciones delegacionales. Por lo que es difícil entender que los problemas que le atribuimos a las lluvias, vengan en realidad de una mala planeación urbana.

Un ejemplo es el desarrollo de Santa Fe que fue promovido hace más de 20 años por el entonces regente Camacho Solís (su secretario de gobierno era Marcelo Ebrard y el presidente que los puso ahí era Carlos Salinas). Desde el inicio fue una mala idea. Los terrenos de la zona son blandos y empinados y el acceso es limitado. Pero el problema más importante es que, la urbanización de Santa Fe, reduce la infiltración en el acuífero en una de las zonas de la ciudad donde más llueve.

En la época de la colonia, de Santa Fe brotaba el agua de manantial tan pura que era la que llegaba a los virreyes en el centro de la ciudad. Ahora los edificios de Santa Fe necesitan de pipas para abastecerse del agua que en alguna época se infiltraba en donde ahora hay cimientos y calles.


Sta Fe donde antes había un manantial (foto Animal Político)

El acuífero de la ciudad está sobreexplotado. Extraemos el doble de agua de la que se infiltra. Esta sobreexplotación repercute en la escasez de agua y tenemos que importar 30% del agua que consumimos. Esa misma agua que viene contaminada con un alga llamada Geosmina y que las autoridades locales y federales se apresuraron a decir que no es tóxica, pero que algunos estudios sugieren que afecta al hígado.

La delegación que más sufre es Iztapalapa, donde, constantemente se quedan sin agua más de un millón de habitantes. La sobreexplotación también produce hundimientos en toda la ciudad. Chalco se hunde cerca de 40 centímetros por año y eso provocó las inundaciones de febrero del 2010 y en Tláhuac en el 2011. Así, el agua de lluvia que cae en Santa Fe se va al drenaje profundo, previa inundación en Chalco, en lugar de infiltrarse para beneficio de Iztapalapa. Y cada año que pase, van a existir más zonas de inundación (ver nota). Lo estamos viendo en estos días.

Inundación en Interlomas en el 2012

Puesto que el ecosistema lacustre es una compleja maquinaria con muchas piezas involucradas, Santa Fe no es la única causa de los problemas de agua en la ciudad. Pero el manejo del agua es crítico, por lo que evitar la urbanización en las pocas zonas que captan agua, debe ser una máxima en las políticas de la ciudad. Ajeno a esto, la visión sexenal del Gobierno de la Ciudad se enfoca a plantar unos cuantos árboles, pero permite la destrucción del suelo de conservación que cada día es menor. Este suelo que reduce los efectos de inundación y provee de agua a todos los demás.

La Supervía impuesta por el GDF en beneficio de las empresas Copri-OHL, encaja en esta visión sexenal. Desde hace más de 50 años, ciudades como Nueva York ya no construyen este tipo de vías porque su efecto positivo en el tráfico dura menos de un año, pero su efecto negativo en la ecología y la convivencia social, dura varias décadas. Por eso, ciudades como Boston y Seúl, no sólo ya no las construyen sino que las han demolido.

En particular, La Supervía promoverá la urbanización de áreas verdes fundamentales para la captación de agua. Ligados a La Supervía, están los planes de desarrollo de la “Biometrópolis” en un bosque cerca de la salida al Ajusco, y el “acuario más grande de Latinoamérica” en Xochimilco. Para este tipo de desarrollos, la Asamblea Legislativa acaba de cambiar la Ley de Desarrollo Urbano, que deja en indefensión tanto a la naturaleza como a los ciudadanos, de los voraces intereses de los desarrolladores y los líderes invasores. Cada día es más difícil distinguir a unos de otros (ver nota de Animal Político).

Todas estas construcciones se disfrazan de “verdes”. La Secretaría del Medio Ambiente se ufana de que estas construcciones cuenten con pozos de captación de agua para mitigar el efecto en el acuífero y con invernaderos que repondrán los árboles que van a destruir. Hace unos días el Jefe de Gobierno fue a plantar unos cuantos árboles en La Loma, muchos de ellos sobrevivirán lo que le queda a este sexenio, y morirán con él, por lo que no será problema de la actual administración, pero si de los capitalinos.

Viaducto inundado (foto La Jornada)
Además, estas mitigaciones pueden generar más problemas que soluciones. Por ejemplo, aun con filtros, los pozos de infiltración son el paso directo de agua contaminada al manto freático. La reforestación con plantas de invernadero producirán bosques con poca variabilidad genética y desplazarán a las plantas nativas sobrevivientes, reduciendo aún más la biodiversidad de la ciudad.

Puesto que este lago reacciona globalmente a efectos locales, ninguna medida de mitigación en estas zonas de captación será suficiente. Ninguna ganancia económica podrá compensar los graves problemas de agua y de clima que se generarán en años futuros a los 20 millones de habitantes de esta ciudad. Esto empeorará con el cambio climático que produce lluvias más intensas, y sequías más prolongadas.

Inundación en el 2012 (foto Milenio)

Si queremos que nuestros hijos sigan viviendo aquí, los capitalinos tenemos que defender a la naturaleza de políticos con visión sexenal, aliados con constructoras con ninguna ética. Ellos nos señalan sólo un árbol, pero atrás están destruyendo todo el bosque.



Thursday, July 5, 2012

40 Ríos y una Ciudad


En la creencia popular chilanga, está el mito de que en la Ciudad de México sólo existe un río el Rio de la Magdalena. Pero hay más de 40 ríos en esta ciudad. Tenemos ríos temporales, ríos chicos, ríos grandes entubados, ríos desviados, ríos y más ríos. Todos siguen ahí, por la sencilla razón de que el agua siempre va hacia abajo. Para que no existan los ríos tendríamos que destruir las montañas o evitar que llueva. No me sorprendería que algún amante del tubo no se le hay ocurrido alguna idea de éstas para deshacerse de los molestos ríos. 

En un gran libro editado por la UAM y el GDF, llamado “Ríos, Lagos y Manantiales del Valle de México” su autor, Jorge Legorreta, nos muestra la diversidad de los ríos en el DF y nos da una lección dolorosa, nos enseña fotografías de como los tratamos. Este libro debería de estar en todas las casas, pero es dificil de conseguir, ojalá y haya forma de generar más ediciones. 

"Rescatando" el Río Magdalena
En este libro podemos ver fotografías y mapas de ríos como Puerta Grande y Puente Colorado dos ríos en Tarango tuvieron a mal estar en medio del proyecto de La Supervía, y ahora están secos. Probablemente los desviaron o los entubaron mandando el agua directo al drenaje. Otro río que está sufriendo ahora es el mismísimo Río Magdalena, que bajo pretexto de arreglarlo, está siendo destruido por maquinaria y sus cantos están siendo robados con una construcción que no tiene permisos de SEMARNAT.

Muchos de los ríos están cerca de nosotros, aunque no los vemos, pues están detrás de bardas pintadas de propaganda electoral. Por ejemplo el río que está por debajo de Avenida Luis Cabrera re-surge a un costado de un centro comercial a la altura de la Glorieta San Jerónimo (esa que está siendo destruida por ICA para hacer el segundo piso, es una lástima ver la fuente de Siqueiros que ahora sitiada por columnas y ballenas) y cruza periférico por abajo. 

Entubados o no los ríos que siguen y seguirán funcionando como ríos. Un río entubado es el peor de los ríos. No nos provee de ningún “servicio ecosistémico” beneficio de la naturaleza gratis como purificación de agua, mejoramiento del clima, filtrar agua al acuífero o reducir la velocidad de las inundaciones. Pero un río entubado si se desborda y provoca más inundaciones en las zonas bajas puesto que el agua va a más velocidad.

Imagina esto encima de la Glorieta de las Quinceañeras
Quizá por ello en otros países se han tirado los segundos pisos para rescatar los ríos que estaban entubados.  El caso más claro es el de Seul, donde un segundo piso fue removido y ahora se tiene un río que mejoró la calidad de vida de las personas y hasta disminuyó el tráfico. 

Otro río icónico es el Río de la Piedad que fue entubado hace pocas décadas para hacer El Viaducto. Una calle que inicialmente tenía dos carriles por lado, pero a algún ingeniero poco prudente se le ocurrió que donde caben dos, caben tres. Esta idea se repite en el segundo piso y otros lugares. 

Es muy probable que las constructoras y los gobiernos no vean más allá de sus propias ganancias, y por lo tanto no les importe el rescatar los ríos de la ciudad que nos dan calidad de vida a todos los capitalinos. Por ello, los ciudadanos estamos queriendo rescatar el Río de la Piedad, el Río de la Magdalena y otro ríos de la Ciudad de México. 

Pasadas las elecciones, el panorama que el país enfrenta es una razón más para seguir actuando, o empezar a hacerlo, como ciudadanía. Una de las acciones que estamos promoviendo para mejorar la situación de nuestros ríos es la de un picnic este próximo 8 de julio, llamado en Twitter: #PicnicEnElRío. Éste busca que más personas de la ciudad se den cuenta que tantos ríos en un valle pueden ser mucho mejor que muchas calles, avenidas, supervías o segundos pisos.



Rescatemos nuestros ríos. 

Wednesday, June 20, 2012

Quadri. El enemigo en casa




¿Porqué dedicar un escrito a un candidato cuya mayor aspiración es retener el registro del PANAL? Porque además del daño a la ecología que el Ing Quadri le ha infringido al país, su ambición lo lleva a utilizar las causas ambientales (y otras causas progresistas) en su propio beneficio; las distorsiona y las desprestigia. Lo cual reduce la efectividad de estas causas para promover una verdadera política de sosteniblidad en México.

Quienes sabían de Gabriel Quadri desde su presencia mediática y empresarial, se preguntaban sorprendidos cómo alguien con cierta reputación académica se prestaba a los juegos electorales de Elba Esther, aceptando ser su candidato.

El Ing Quadri es elocuente y buen argumentador; maneja muy bien el discurso ecológico y conoce la regulación ambiental. Su actitud envalentonada con respuestas contundentes ante los problemas ambientales contrasta con el discurso precavido de los académicos del ramo, que hablan con lenguaje técnico y terminan concluyendo sobre la incertidumbre de sus resultados. Con esta actitud, Quadri ha sabido llenar un hueco que los ecólogos no hemos sabido (o no hemos querido). Con ello ha tenido presencia en medios, generando buenas relaciones con grupos empresariales y tomadores de decisión.

Sin embargo, la reputación de Quadri también se ha construido por sus actos profesionales. En éstos, el Ing. Quadri ha probado no tener los principios o la ética profesional de una persona que se dedica a la sostenibilidad. Principios básicos como no mentir, no manipular la información en beneficio propio, distinguir cuando hay conflicto de interés, no venderse al mejor postor lo que incluye no justificar lo injustificable a solicitud de un contratista y no construir complicidades con la autoridad.

Podemos decir que al sector académico y ambiental que conocíamos previamente el trabajo de Quadri no nos sorprendió que aceptara la candidatura  del PANAL.

La trayectoria de Quadri comenzó cuando ocupó la presidencia del Instituto Nacional de Ecología (INE) en 1997. Desde entonces usaba un discurso ambientalista para tomar decisiones cuestionables, en lugar de que desde esa institución defendiera la naturaleza. Un ejemplo fue su aprobación de un tiradero tóxico en Coahulia afectando a los campesinos de San José de la Paila (Proceso No 1854). Su aprobación se hizo a pesar de que la CONAGUA --un organismo menos preocupado por el ambiente que el INE-- recomendó el rechazo a este tiradero por su efecto en el acuífero. Este hecho y varios más hicieron que saliera del INE sólo tres años después de ocupar su cargo en el INE (Proceso 1854) .

Su consultora ambiental, SIGEA, se ha convertido en el centro de las controversias ecológicas en el DF. Esta compañía ha sido la favorita del Gobierno del DF de este sexenio para elaborar las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA) de los proyectos más controvertidos: la Supervía, el edificio de Xoco en Coyoacán y la proliferación de peligrosas gasolineras han sido sus ejemplos más destacados. La MIA de la Supervía fue criticada por diversos expertos por no elaborar un diagnóstico preciso del impacto potencial (ver articulo) sobre el ambiente y la aprobación de gasolineras fue denunciada por la misma PAOT.

A pesar de sus múltiples irregularidades y polémicas, las MIAs de SIGEA siempre acababan siendo aceptadas por el GDF y Quadri saliendo impune de estas controversias. La estrategia de Quadri ha consistido en el cultivo de relaciones, como lo reconoce la publicidad de la propia compañía:  la ventaja competitiva de SIGEA, a través de sus mùltiples relaciones en el sector acadèmico, público y mediosen el extenso tejido de las relaciones personales de sus socios fundadores, de sus asociados y del personal técnico que en ella labora 

Quadri toma ventaja de las difusas relaciones con las autoridades responsables de defender la naturaleza. Un actor central en estas relaciones es Alejandro Nyssen quien se despeñó varios años como Director General de Regulación Ambiental en la Secretaria de Medio Ambiente del GDF y fue uno de los co-fundadores de SIGEA. Así pues, el Ing. Nyssen aceptaba las MIAs que sometía la compañía que él mismo co-fundó con Quadri.

El Ing. Nyssen fue quien consideró que la consulta pública sobre la Supervia “NO era necesaria”, cuando la Ley Ambiental lo obligaba. Renunció a su puesto en la Secretaria de Medio Ambiente unos días antes que su sucesor Bernardo Lesser (miembro del equipo de amigos del Quadri y Nyssen) aceptara la MIA de la Supervía. Cuando el Ing. Quadri se presenta a hablar de La Supervía en foros públicos o en los medios se presenta como especialista, sin develar (como la ética profesional lo sugeriría) que fue contratado por las constructoras COPRI y OHL para hacer la MIA. Tampoco dice que su compañía estuvo en mesas de negociación durante dos años con las constructoras y el GDF planeando la MIA de la Supevía a espaldas de la ciudadanía que la pedía información por todos los medios institucionales y se la ocultaban.

Otra relación que Quadri ha fomentado se basa en hijo Luciano Quadri, quien trabajó durante varios años en el área de Relaciones Internacionales de la Secretaría del Medio Ambiente del DF, bajo Martha Delgado quien finalemente aprueba las MIAs en el DF. Al ser candidato del PANAL, Quadri colocó a su hijo como su coordinador de campaña y le consiguió inclusive ser candidato plurinominal suplente del nieto de Elba Esther. Esto no le pareció nepotismo, sino que lo justificó como “merecido por haberse partido el lomo en esta campaña” (ver artículo). 


Su esposa Thelma Lazcano Botello también trabaja para el GDF como directora de Vinculación y Enlace, en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del GDF. Así, el Ing Quadri tiene familiares en dos de las Secretarías que están directamente ligadas a los intereses de su empresa y de sus clientes.

Esquema de poder de Quadri, el único sin foto Nyssen tomado de arenaelectoral.com y Alma-Taller 13

Las constructoras que contratan los servicios de Quadri no sólo han recibido el paquete de relaciones para la pre-aprobación de la MIA, sino una estrategia de mercadotecnia para disfrazar los deterioros ambientales con medidas de mitigación altamente publicitadas, pero poco útiles. Esto genera confusión entre los medios de comunicación y la población que no termina de entender a profundidad cómo funcionan los ecosistemas. La reforestación de 3 árboles por uno talado, publicitada con slogans verdes y prefijos como “Bio” o “Eco” se venden como medidas de mitigación que compensan la destrucción y hasta mejoran el ecosistema. Cuando la probabilidad de sobrevivencia y la conveniencia de estos árboles es cuestionable.

El Ing. Quadri es quizá la persona que en México ha entendido mejor y explotado de manera magistral el término “Green Wash” o maquillaje verde.

Posiblemente el Ing. Quadri no sabe (quizá por su formación o quizá por su ideología) que las medidas de mitigación nunca recuperarán la función que tenía el ecosistema sin ser perturbado. Su visión reduccionista y pragmática del ambiente es poco real, pero muy provechosa para su compañía y las personas que la contratan. Su discurso, que se basa en que todo es negociable, desvirtúa muchos conceptos ecológicos, presentando a las ideas verdaderamente sustentables como radicales que se oponen al progreso.

Existe un rumor de que los amarres políticos podrían posicionar a Quadri como Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) en caso de que gane el PRI. Con esta posición de poder, la crisis ambiental en México crecería dramáticamente.

Por último, toca reflexionar, ¿cuál fue la ruta política entre Elba Esther y Quadri? El mismo Quadri dice que su candidatura surgió de una borrachera de amigos, a quienes se les ocurrió proponerlo como candidato a la Presidencia. Alguno de ellos tenía el celular de Elba Esther y le llamaron; a ella le pareció muy buena idea poner en manos de un desconocido el futuro de su partido y se formalizó su candidatura.

Esta historia estaría incompleta si no nos cuestionamos quién tenía el celular de Elba Esther y en quién pondría ella toda su confianza. No existen muchas personas que cumplen con ese perfil, pero una hipótesis que surge a partir de conexiones reales apunta al Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard.

A partir de todos los trabajos sucios que SIGEA le ha hecho al GDF en materia ambiental es claro que existe una conexión entre el Ing. Quadri, la Secretaria de Medio Ambiente y el Jefe de Gobierno. También es clara la relación que existe entre Elba Esther y Ebrard desde 1989. Según el libro de Ricardo Raphael “Los socios de Elba Esther”, Carlos Salinas de Gortari comisionó a  Manuel Camacho y Marcelo Ebrard para generar una estrategia que resolver el conflicto magisterial que logró encumbrar a Elba Esther como lideresa sindical, derrocando a Jongitud Barrios, por lo cual ella siempre se sintió agradecida. Elba Esther aprecia a Ebrard y lo demuestra cada vez que puede. En los meses pasados, ella insistía en que su favorito como candidato era el actual Jefe de Gobierno. 


Otra conexión en la relación entre Quadri, Ebrard y Elba Esther es Manuel Ontiveros un "activista" que defiende la naturaleza cuando le conviene (la misma filosofía de Quadri). Por ejemplo, ha dicho que defiende a la Barranca de Tarango, en contra de la Supervía. Pero en los momentos críticos siempre acabó cediendo y poniendo el "Maquillaje Verde" de las reforestaciones de las constructoras. Sus actos han destrozado trabajos serios de restauración de la barranca generados por investigadores del Instituto de Ecología, UNAM. Ahora es candidato del PANAL en Alvaro Obregón.

Al romper el PRI su alianza, el PANAL buscó un candidato. Los tres posibles: Jorge Castañeda, Esteban Moctezuma y Patricia Mercado declinaron antes de ser invitados. Elba Esther se dio cuenta de que ningún político respetable iba a aceptar la candidatura. Pero quizá Ebrard vino al rescate con alguien que está en el ambiente político desde hace mucho, pero era un candidato “nuevo” y elocuente para un sector del electorado; sólo necesitan 2% para que el PANAL conserve su registro. Por su parte, Quadri vio el beneficio en construir y mejorar las redes y relaciones para su empresa o hasta puesto en SEMARNAT. Así, la historia de la borrachera sólo es convincente si el dueño del celular es alguien como el Jefe de Gobierno.
Choki-Quadri

Quadri ha sido objeto de burlas, y en la campaña poca gente lo toma en serio. Pero es sin lugar a dudas alguien que ha perjudicado la ecología del país. Estas elecciones son cruciales, si obtiene una votación suficiente para salvar el PANAL, sus posiblidades son muy altas para mantenerse en los círuclos de poder. Ojalá y estas elecciones el Ing. Quadri tengo muy pocos votos que ayuden reducir el poder de la camada de líderes del “Green Wash” (como él) que arrebataron la bandera ambiental en su propio beneficio.



Posdata:
Un voto a Quadri es un voto para que el PANAL mantenga su registro; que siga existiendo una fracción en el Congreso y Senado que permita chantajear y vetar reformas, dándole un poder ilegal a la cúpula del SNTE a costa de la educación de nuestros hijos (ver GilbertoGuevara Niebla en NEXOS). Con esta razón bastaría para no votar por él

Friday, June 1, 2012

10 millones de tilapias y 10 millones de chilangos

Hace unos días, en nuestro proyecto de Xochimilco, logramos hacer un cálculo preliminar  de cuantas tilapias hay en los canales. Las tilapias son una especie de pez originaria de África que ha causado muchos estragos en lagos del mundo y que se introdujo como acuacultura. En este cálculo encontramos que hay cerca de 10 millones de tilapias. Esa cantidad habita en 160 kilómetros de canal. Esto quiere decir que si se camina por la orilla de uno de los canales, por cada paso  hay cerca de 63 tilapias.

Eso es un mundo de tilapias.

¿Cómo le hacen las tilapias para sobrevivir en tales condiciones? Ha de ser muy dificil vivir chocando unas con otras. ¿Qué comen? Lo que no come nadie más. Comen algas, y principalmente lodo (que no es otra cosa que todo junto muerto y podrido). Cuando las tilapias están en este tipo de condiciones (con poca comida de baja calidad) dejan de crecer y utilizan toda la energía sólo para reproducirse. Se sacrifican, quedando enananas, con tal de tener más hijos que las demás. Pero como todas las tilapias hacen lo mismo, el resultado es una gran población de tilapias enanas que sólo se dedican a poner huevos.

Como las tilapias, los chilangos somos alrededor de 10 millones en el Distrito Federal. El DF es un área mucho más grande que los canales de Xochimilco, pero los humanos somos cerca de 400 veces más grandes y necesitamos más espacio y más energía.

Algunas de las tilapias pescadas en Xochimilco
A diferencia de las tilapias nuestra estrategia no es el buscar tener la mayor cantidad de hijos posibles cuando nos falta comida. Pero al igual que las tilapias, si estamos sacrificando muchas cosas. Estamos sacrificando calidad de vida.

El problema es que nuestro sacrificio nos va a llevar a tener cada vez peor calidad de vida. Hay muchos ejemplos de como los chilangos estamos perdiendo calidad de vida, la movilidad es uno de ellos. Para movernos necesitamos de algún tipo de transporte. Puesto que somos muchos y el transporte público es de muy mala calidad, todos los capitalinos ansiamos con tener un auto y cada día los autos están más al alcance de los bolsillos.

Así, cada año entran a las calles de la ciudad unos 250mil automóviles que hacen  un tráfico insufrible. El tráfico provoca que todos nos retrasemos en llegar a nuestro destino. Pero los que vamos en transporte público nos retrasamos mucho más que los que vamos en automóvil. Por lo tanto, cada día existe más demanda por obtener un auto.

Así, generamos un círculo vicioso en donde cada día tenemos más autos, más tráfico y por lo tanto tenemos más necesidad de comprar más autos. Justo como las tilapias que cada día son más y tienen necesidad de reproducirse más. 


En esta ecuación, el círculo vicioso incluye la visión simplista de hacer más calles para reducir el tráfico. Pero con este crecimiento de autos las calles estarán saturadas en mucho menos tiempo del que se construyen.
¿2o piso aquí? Fuente: http://zeptymuz352.wordpress.com/
Por ejemplo si la Supervía sirviera, como dicen tanto el gobierno como las constructoras, tendría un aforo de unos 60mil autos en el mejor de los casos. Esto es sólo una cuarta parte de los autos que entran a circular cada año al DF. Si quisiéramos resolver el problema del tráfico con más calles tendríamos que duplicar las avenidas que hay ahora en menos de 16 años, incluyendo callejones  (imagínense el Callejón del Aguacate de Coyoacan con segundo piso) y el doble de cajones de estacionamiento (parquímetros en reforma con dos pisos). Es como si quisiéramos resolver la sobrepoblación de tilapias haciendo segundos pisos de canales.

Ahora bien, desafortunadamente para el 70% de la población, sólo el 30% de los capitalinos tienen la posibilidad de tener un auto. Imaginemos que algún día se llega a reducir la desigualdad económica anhelada por todos y que el 70% se pueda comprar un auto. Eso sería muy bueno para la industria automotriz, pero el tráfico sería imposible

Es por lo tanto necesario modificar la ecuación para romper este círculo vicioso. Una forma sería limitando el número de carros. Pero esa medida autoritaria es poco viable en una democracia como la nuestra. Además sería injusta. La otra forma es desincentivando el uso del automóvil e incentivando el uso del transporte público que es por definición bastante más eficiente para mover a la mayor cantidad de gente.

¿Esto en Reforma? Fuente: tuaviso.com
No se trata de obligar que los que tienen menos recursos no usen el automóvil, se trata de que todos tengamos la posibilidad de escoger entre usar el automóvil y usar el transporte público. Y el tener un transporte público suficientemente bueno como para escoger la mayoría de las veces esta segunda opción. Esta es la única forma de romper el circulo vicioso.

Pero estamos caminando en sentido contrario. Cuando se construyen segundos pisos o Supervías, lo que se está haciendo es promoviendo el uso del auto y en pocas palabras acelerando la inercia del círculo vicioso, que cada día será más difícil de detener. 


Lo más triste es que esto lo saben tanto las constructoras (Copri, OHL e ICA) como el GDF. Lo más triste es que a ellos sí les conviene este círculo vicioso. Les conviene por diferentes razones, pero ninguna de ellas nos beneficia a los 10 millones de chilangos, más bien nos perjudica.

Uno de los factores que nos llama la atención a los ecológos en lo que le sucede a la tilapia, es que tarde o temprano tienen muertes masivas. Esto sucede porque el mismo ecosistema no puede aguantar ese tipo de círculos viciosos y muchas tilapias mueren. Aunque no se crea estas muertes catastróficas son muy comunes. Los chilango deberíamos de tomarlo como una advertencia.

Friday, May 4, 2012

Un año de blog y que mejor que sea con Jane Jacobs


Hace un año comencé a publicar en este blog. Esta es una fecha especial no sólo por comenzar con esta aventura sino porque Ecosistemas Urbanos tiene la feliz coincidencia de cumplir años al mismo tiempo de algo tan importante como la celebración a una de las personas que ha revolucionado la concepción de la vida urbana a nivel mundial: Jane Jacobs. Ella fue  quien comenzó a pensar en verdadera sostenibilidad urbana como lo dice José Fariña. Para mayor información sobre Jane Jacobs vale la pena leer aquí su biografía.

Jane Jacobs


La segunda publicación de este blog lamentaba que la caminata de Jane Jacobs no se hubiera hecho en el DF durante el 2011. Pero este año no se nos pasó a los chilangos. Este sábado 5 de mayo tendremos nuestra caminata y participaremos junto con muchas otras ciudades del globo terráqueo con el fin de buscar una ciudad con mayor calidad de vida para sus habitantes. Parte de ello es caminar por nuestro barrio y de eso se trata esta caminata. El transitar por las banquetas (cuando se puede) el conocer al señor de la tortillería, el tomar un café con el vecino, son formas de hacer barrio... son formas de mejorar nuestra calidad de vida. 


Por ello, estamos ciertos de que la calidad de vida no está ligada a la construcción de departamentos de lujo, supervías, centros de espectáculos. La calidad de vida urbana implica un cambio de filosofía tanto de los tomadores de decisión como de sus habitantes. 

Por el momento estamos bajo otro paradigma: que la derrama económica que un megadesarollo genera como la “biometrópolis”, el “acuario más grande de Latinoamérica” o el “segundo piso” promueve una mejor calidad de vida para sus habitantes. Este paradigma también sostiene que cuidar el ambiente es generar techos verdes, adocretos permeables o promover galerías de infiltración. Para este paradigma esto no sólo cuida el ambiente sino que genera mayor negocio. En una frase: encontraron que el “greenwash” es muy buen negocio.

Biometrópolis lo único "verde" es la tinta que se uso para este plano
Pero nada de esto es cierto. Las pruebas de una crisis ambiental grave están a la vista de todos. Algunos ejemplos: nos inundamos más seguido, tenemos menos agua, el Ajusco se está urbanizando frente a nuestros ojos, estamos perdiendo los "Pueblos Originarios". Todo esto bajo un Gobierno Federal que incluso en el discurso antepone el negocio de la construcción a la conservación del ambiente y de nuestra cultura; y un gobierno local que usa los premios internacionales para justificar la destrucción de cañadas y la urbanización de humedales.

El jefe de gobierno promoviendo la Biometrópolis proyectada en una de las zonas de recarga de agua más importantes de la ciudad.

Pero hay otro paradigma: el nuestro. Este paradigma tiene rato de estar imbricado en muchas megalópolis y se sustenta en pensar que los ecosistemas y la sociedad son la pieza fundamental para mejorar la calidad de vida. Por lo tanto, el desarrollo económico tiene que estar relacionado con el respeto al ecosistema. Este desarrollo no prioriza la construcción y la tecnología sobre el bienestar social sino que las pone a su servicio cuando sea necesario.

Y por cierto, de este segundo paradigma se ha tratado este blog que cumple un año, el cual promueve las caminatas de Jane Jacobs alrededor del mundo.
Así que los invito a todos a la caminata de Jane Jacobs este sábado a las 4 de la tarde para poder compartir con más personas ideas nuevas (necesitamos muchas) para ir construyendo este paradigma bajo una ciudad Justa y Sustentable. 

Saturday, April 28, 2012

Dios da el agua pero no la entuba


Hace un par de meses surgió una crisis con el Sistema Cutzamala, sistema de infraestructura hidráulica que abastece del 30% del agua que se utiliza la Ciudad de México. Tanto el director de la CONAGUA, el Ing. José Luis Luege Tamargo, como el director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, el Ing. Ramón Aguirre, dieron entrevistas en todos los medios minimizando la crisis. Los escuché en una estación de radio, en entrevistas por separado, y ambos repitieron la frase que titula esta publicación: “Dios da el agua, pero no la entuba".

Esta frase describe muy bien el porque estamos como estamos en cuanto al manejo de agua. En primer lugar, la frase adjudica a una deidad la responsabilidad por lo que le hacemos a la naturaleza. Si el río se desborda o el lago se seca, es por el capricho de una divinidad que está enojada porque nos comportamos como Sodoma y Gomorra, y no porque con nuestras acciones estamos destruyendo el Suelo de Conservación. Pero la segunda parte de la frase es más ilustrativa, habla de que lo único que podemos hacer los humanos sobre la provisión de agua es usar “el tubo”.

Tunel Emisor Oriente Foto: Conagua
Desde hace 400 años, el tubo ha sustentado la filosofía en el manejo de agua en la ciudad. En la colonia se construyó el primer gran drenaje para evitar inundaciones: el Tajo de Nochistongo. La versión moderna es el Túnel Emisor Oriente (TEO) que es “el Gran Tubo”.  Pero es evidente que, después de 400 años, no ha funcionado tratar el problema del agua en la Ciudad  de México “a tubazos”. Nuestros problemas de agua empeoran día con día y ahora estamos concentrados en echarle la culpa a la basura en el drenaje. No vemos que el problema está en la filosofía con la que hemos tratado al agua. Para empezar a evitarlo, primero hay que identificar el problema, por ello a continuación enlisto los proyectos que buscan resolver la escases del agua bajo el paradigma del tubo:

Tajo Nochistongo. Fuente: Conagua


a) Traer agua del Golfo de México.
Esta idea busca abastecer a la ciudad de agua a partir de las zonas de donde sobra: el mar. Para lograr esto, el agua se tiene que desalinizar, potabilizar, transportar unos 300 kilómetros y elevar más de 2 mil 500 metros para que “brinque” la cordillera y llegue al Valle de México. Esto parece ser una buena idea, tan buena que la naturaleza lo hace gratis todos los años durante la época de lluvias. Toma el agua del mar, la evapora y purifica, la acarrea muchos kilómetros y la sube hasta nuestro valle en forma de lluvia. Y nosotros la regresamos contaminada, pues la juntamos con el drenaje, directo al Golfo de México, gracias al Túnel Emisor Oriente (el papá de todos los tubos). Sin embargo, este proyecto ya se imagina el diseño de las bombas que tendrían que subir esa agua desde el maravilloso puerto de Veracruz hasta el valle Tenochca. ¿Cuanta energía necesitaríamos para eso? No importa, eso lo resolverá otro aparente dios, el de la tecnología.

Tajo Nochistongo a principios de Siglo. Fuente: Conagua


b) Traer agua que se encuentra a 2 mil metros de profundidad.
El GDF está buscando científicos e ingenieros que le ayuden a obtener agua de un acuífero que está muy abajo. Al principio uno pensaría en la electricidad y el tipo de bombas que necesitaría  un proyecto así. Pero los geomorfólogos explican que en realidad esa agua se encuentra bajo una presión que la ayudaría a subir unos mil quinientos o mil setecientos metros, lo que reduciría el costo, pues “sólo” tendría que bombearse unos 500 metros. Sin embargo, las aguas que están a esa profundidad por lo general tienen metales pesados o sulfuros. Por lo que habría que gastar en purificarla, y si falla la planta purificadora, el riesgo no es una infección estomacal, sino problemas de salud más serios generados por este tipo de contaminación, como enfermedades autoinmunes o cáncer generado por estar expuestos a concentraciones altas de metales pesados o sustancias organocloradas.
Tunel Emisor Poniente. Fuente Conagua


c) Generar mecanismos a base de tubos para infiltrar el agua de lluvia.
El GDF ya está listo para comenzar a infiltrar mecánicamente el agua de lluvia, con un previo tratamiento, al acuífero. La lógica es, si el acuífero está sobre explotado, inyectémosle el agua de lluvia. Así, gastaremos dinero en: 1) Purificar el agua lluvia, 2) Inyectarla al acuífero y posteriormente 3) Extraerla del mismo y 4) Volverla a purificar. Me pregunto ¿por qué, en vez de bajarla a los acuíferos, no la dejamos arriba de una buena vez? La respuesta está en la falta de espacio, ya que este es uno de los recursos más importantes de la ciudad y ahora lo tienen acaparado líderes invasores y especuladores de tierra, para hacer condominios en el Suelo de Conservación. Volviendo así al proyecto de infiltración, es necesario purificar el agua antes de inyectarla, de lo contrario se contaminaría el acuífero. Pero si falla la purificación, se contaminaría todo el acuífero, el cual es tan delicado, que el problema se propagaría a toda la ciudad y a las siguientes generaciones, que también usarán el acuífero. No es por desconfiar, pero si el GDF inauguró una planta potabilizadora en el Río de la Magdalena hace más de 3 años y a la fecha no funciona, ¿quién nos garantiza que tipo de agua estaremos inyectando al acuífero?

Fuente: civilgeeks.com

El filósofo Abraham Kaplan tiene una frase para explicar porqué utilizamos sólo un concepto para resolver todo, y la llamó la ley de los instrumentos: Si lo único que tienes es un martillo, todo problema tendrá cara de clavo -traducción libre-.

Fuente: EasyVectors.com

Hemos dejado durante mucho tiempo la responsabilidad para resolver el problema hidráulico a las personas que en la cabeza sólo tienen tubos para solucionarlo, es momento de comenzar a pensar en la sustentabilidad de la cuenca implica muchísimo más que bombas y tubos, como lo dejo ver en “¿Cuánta agua le queda a la Ciudad de México?“. Tenemos que entender la dinámica ecosistémica para poder manejar el agua. Esto quizá limite el negocio de las constructoras de departamentos, pero en cambio beneficiaría a más de 20 millones de habitantes, asegurándonos así el agua y de paso, ahorrándonos el dinero de nuestros impuestos que se gasta en tantos tubos y energía.

Saturday, April 21, 2012

Xochimilco: Un paso pequeño....pero paso al fin


Hace unos días el Laboratorio de Restauración Ecológica de la UNAM, entregó a la CORENA el informe final del proyecto que la Cámara de Diputados nos solicitó para ayudar a mejorar A Xochimilco. En ese acto el Coordinador de la CORENA anunció que el proyecto del acuario estaba cancelado. Lo cual nos dio mucho gusto.

El tramite burocrático no fue fácil y la entrega se retrasó más de un año. Así tuvimos que después de luchar contra la burocracia, pudimos realizar parte del proyecto (en este ir y venir la burocracia se tomó el atributo de quitarnos el 30% del dinero). El proyecto así es un paso pequeño para mejorar Xochimilco, pero paso al final de cuentas.

Xochimilco vive bajo el constante asedio de la urbanización desmedida a raíz de asentamientos irregulares, proyectos institucionales, constructores y pseudo-desarrollistas. Como ejemplo, alguna vez escuché a uno de esos líderes agrarios que quería “rescatar” Xochimilco una frase que se me quedó incrustada en la mente: “Xochimilco es el lote baldío más grande de la ciudad”. Y así, lo ven muchos políticos del GDF, muchos constructores y parte de la sociedad.

Aun cuando viola las leyes ambientales del área protegida y la declaratorio de la UNESCO Xochimilco lo utilizan, por ejemplo, para construir los talleres de la línea 12 del metro; ICA está usando parte de la zona chinampera para hacer ahí las ballenas del segundo piso. Es posible que pronto aparezcan nuevos proyectos en Xochimilco para “desarrollarlo” con campos de golf o utilizar sus terrenos para hacer tiraderos de basura.  El peligro es que hasta los pueden "pintar de verde" -greenwash- (son especialistas en eso) diciendo que son ecológicos; pero seguro destruirían este patrimonio cultural de la humanidad.

Por eso es necesario defenderlo, y que mejor a que sean los mismos chinampero, los que viven ahí. Pero ellos tienen que tener incentivos para hacerlo y de eso se trata este proyecto. A continuación está el panfleto que explica los resultados más importantes de Xochimilco.

El Programa de Análisis y Restauración del Sistema Lacustre de Xochimilco y del Axolote surge de la idea de que existe una fuerte relación entre la cultura de la chinampa y los animales que viven en Xochimilco. Por lo tanto, mantener la práctica de la chinampería ayuda a la recuperación de todo el humedal y de su biodiversidad.
Este proyecto busca promover la restauración de largo plazo para la zona chinampera de Xochimilco. El proyecto se basa en tres objetivos:

•           La restauración del hábitat del axolote, fortaleciendo a la relación chinampa-apantle como si fueran uno sólo para formar un refugio de estos animales.

•           El programa de reducción de carpas y tilapias, especies nocivas, mediante la pesca intensiva.



•           La instrumentación de un sistema de monitoreo de la calidad ambiental de Xochimilco.

Durante varios meses, chinamperos, pescadores, miembros de REDES AC y  estudiantes e investigadores de la UNAM trabajamos en estos proyectos con los siguientes resultados:



•           Se abrieron 450 m3 de zanjas y canales para habilitarlos como refugios para axolotes, acociles y charales. Se aislaron con compuertas para impedir la entrada de tilapia y carpa, y se sembraron plantas acuáticas como Elodea y Cola de zorro.

•           En uno de estos canales, se logró por primera vez que los axolotes se reprodujeran, lo que indica que los refugios son buenos para estos animales. Además se pudo observar que en estos canales pueden vivir también otros animales y plantas que son alimento de los axolotes.
         
•           Se rehabilitaron 6,536 m2 de chinampas para recuperar su vocación agrícola. Para mejorar el suelo se están produciendo ocho toneladas de abonos orgánicos fermentados y 1,500 litros de biofertilizante.

•           Para dar continuidad al proyecto de extracción de peces nocivos que comenzó en el 2008, se extrajeron 50 toneladas de peces. Se perfeccionó la técnica de producción de harina para disponer del producto que no se vende. Se está analizando la pesca para saber cuántos peces hay todavía en los canales.
     

•           Se elaboró un sistema de monitoreo que dará información que sirve para comprender cómo funciona Xochimilco en sus diferentes regiones y permite la toma rápida de decisiones a problemas que podrían poner en riesgo la biodiversidad del sitio.


•           Se analizó el agua de cinco sitios: estación UNAM, Cihualcoatl, La Santísima, Santana y San Gregorio. Los datos obtenidos indican que Xochimilco es muy diferente en cada una de sus regiones. Estos resultados ayudarán a generar propuestas para un mejor manejo del agua