Thursday, July 5, 2012

40 Ríos y una Ciudad


En la creencia popular chilanga, está el mito de que en la Ciudad de México sólo existe un río el Rio de la Magdalena. Pero hay más de 40 ríos en esta ciudad. Tenemos ríos temporales, ríos chicos, ríos grandes entubados, ríos desviados, ríos y más ríos. Todos siguen ahí, por la sencilla razón de que el agua siempre va hacia abajo. Para que no existan los ríos tendríamos que destruir las montañas o evitar que llueva. No me sorprendería que algún amante del tubo no se le hay ocurrido alguna idea de éstas para deshacerse de los molestos ríos. 

En un gran libro editado por la UAM y el GDF, llamado “Ríos, Lagos y Manantiales del Valle de México” su autor, Jorge Legorreta, nos muestra la diversidad de los ríos en el DF y nos da una lección dolorosa, nos enseña fotografías de como los tratamos. Este libro debería de estar en todas las casas, pero es dificil de conseguir, ojalá y haya forma de generar más ediciones. 

"Rescatando" el Río Magdalena
En este libro podemos ver fotografías y mapas de ríos como Puerta Grande y Puente Colorado dos ríos en Tarango tuvieron a mal estar en medio del proyecto de La Supervía, y ahora están secos. Probablemente los desviaron o los entubaron mandando el agua directo al drenaje. Otro río que está sufriendo ahora es el mismísimo Río Magdalena, que bajo pretexto de arreglarlo, está siendo destruido por maquinaria y sus cantos están siendo robados con una construcción que no tiene permisos de SEMARNAT.

Muchos de los ríos están cerca de nosotros, aunque no los vemos, pues están detrás de bardas pintadas de propaganda electoral. Por ejemplo el río que está por debajo de Avenida Luis Cabrera re-surge a un costado de un centro comercial a la altura de la Glorieta San Jerónimo (esa que está siendo destruida por ICA para hacer el segundo piso, es una lástima ver la fuente de Siqueiros que ahora sitiada por columnas y ballenas) y cruza periférico por abajo. 

Entubados o no los ríos que siguen y seguirán funcionando como ríos. Un río entubado es el peor de los ríos. No nos provee de ningún “servicio ecosistémico” beneficio de la naturaleza gratis como purificación de agua, mejoramiento del clima, filtrar agua al acuífero o reducir la velocidad de las inundaciones. Pero un río entubado si se desborda y provoca más inundaciones en las zonas bajas puesto que el agua va a más velocidad.

Imagina esto encima de la Glorieta de las Quinceañeras
Quizá por ello en otros países se han tirado los segundos pisos para rescatar los ríos que estaban entubados.  El caso más claro es el de Seul, donde un segundo piso fue removido y ahora se tiene un río que mejoró la calidad de vida de las personas y hasta disminuyó el tráfico. 

Otro río icónico es el Río de la Piedad que fue entubado hace pocas décadas para hacer El Viaducto. Una calle que inicialmente tenía dos carriles por lado, pero a algún ingeniero poco prudente se le ocurrió que donde caben dos, caben tres. Esta idea se repite en el segundo piso y otros lugares. 

Es muy probable que las constructoras y los gobiernos no vean más allá de sus propias ganancias, y por lo tanto no les importe el rescatar los ríos de la ciudad que nos dan calidad de vida a todos los capitalinos. Por ello, los ciudadanos estamos queriendo rescatar el Río de la Piedad, el Río de la Magdalena y otro ríos de la Ciudad de México. 

Pasadas las elecciones, el panorama que el país enfrenta es una razón más para seguir actuando, o empezar a hacerlo, como ciudadanía. Una de las acciones que estamos promoviendo para mejorar la situación de nuestros ríos es la de un picnic este próximo 8 de julio, llamado en Twitter: #PicnicEnElRío. Éste busca que más personas de la ciudad se den cuenta que tantos ríos en un valle pueden ser mucho mejor que muchas calles, avenidas, supervías o segundos pisos.



Rescatemos nuestros ríos. 

No comments:

Post a Comment