Sunday, December 8, 2013

Los animales de Xochimilco en problemas

Por: Marisa Mazari-Hiriart y Luis Zambrano

Nota: Como verán esta publicación es una coautoría con la Dra. Mazari, busca explicar la muerte de cerca de cuatro toneladas de peces (y algunos axolotes) en Xochimilco.

Aún cuando Xochimilco tiene todas las herramientas de conservación nacionales e internacionales (es Patrimonio Mundial por UNESCO desde 1987, los Ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco son Área Natural Protegida desde 1992, forma parte del Suelo de Conservación del Distrito Federal desde 2000, y es sitio RAMSAR desde 2004), parece ser que en el D.F. no es posible conservarlo. Son raros los casos exitosos de conservación en el área y por lo general recibimos malas noticias sobre su manejo. Este es un caso más: la muerte masiva de peces.

Muerte masiva de peces en San Gregorio

En la zona de San Gregorio Atlapulco, donde aún existe humedal, en los últimos años, el agua cambia de color de verdoso a un rojo-naranja durante la época de lluvias. Los habitantes de la zona relatan que cada vez que pasa esto hay grandes muertes de peces. Este año tuvimos la oportunidad de tomar muestras para tratar de entender porqué sucede este fenómeno.

El 25 de agosto de 2013 se reportó la muerte de aproximadamente cuatro toneladas de tilapias (Oreochromis niloticus), que son peces introducidos al humedal. Un equipo de nuestros laboratorios de la UNAM fue a tomar muestras de agua, sedimento, peces y axolotes para analizarlos.


Colecta Foto: Armando Tovar
¿Qué pasó en el cuerpo de agua?
El agua se veía turbia, con peces muertos flotando en la superficie, con mal olor. Notamos que el agua tenía un alto contenido de nutrientes, fósforo y nitrógeno, así como bacterias, en cantidades similares a aguas de desecho de origen doméstico. Otras mediciones como gases disueltos, gracias a los cuales los organismos pueden respirar dentro del agua, llegaban a valores de casi cero (anoxia). Las bacterias que indican contaminación por materia fecal que deben ser máximo 1000 (unidades formadoras de colonia por cada 100 mililitros) para uso en riego agrícola (de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y las normas mexicanas) estaban entre 500 y 1700 UFC/100 mL.

Se revisaron algas, pues algunas pueden ser tóxicas y haber causado dicha mortandad, pero se descartó que fueran las causantes del problema.

La tonalidad del agua (naranja-roja) descartó que fueran los sedimentos (lodo del fondo) resuspendidos del fondo de los mismos canales. En Xochimilco, el color típico de los sedimentos en la zona es café obscuro o negro.
Canal con peces muertos (foto: Armando Tovar)

¿Fueron los sedimentos?

También se analizó sedimento del fondo de los canales. Los resultados fueron muy altos para el fósforo, 500 veces más que en el agua; el fósforo en forma de ortofosfatos (nutrientes) estaban aproximadamente 300 veces más altos en sedimento que en agua; la materia orgánica en el fondo era extremadamente alta.

Se realizaron pruebas de toxicidad tanto al agua como al sedimento. Los resultados mostraron que la columna de agua no es tóxica, pero los sedimentos sí presentaban toxicidad. Analizamos metales, mostrando plomo y fierro valores apenas por arriba del límite para protección de la vida acuática, pero no se encontró evidencia de compuestos sintéticos como plaguicidas o hidrocarburos.
Agua de color del sedimento naranja-roja. Foto Armando Tovar

Aún cuando el sedimento de los canales puede ser tóxico, no puede matar a todos los organismos en unas horas. El sedimento que llegó, seguramente de fuera estaba cargado de un exceso de materia orgánica, de la cual se alimentan las bacterias y consumen oxígeno. Al contar con tantos nutrientes, las bacterias se reprodujeron muy rápido consumiendo todo el oxígeno del agua en poco tiempo.

Entonces… ¿De qué murieron los peces y los axolotes?

Todas las tilapias muertas que se lograron colectar estaban ya muy deterioradas, lo que sugiere que llevaban cuando menos tres días en descomposición. Eso hizo prácticamente imposible una necropsia confiable para determinar la causa de su muerte. Sin embargo, se observó que todas eran muy pequeñas (no mayores a los 15 cm).

Burbujas que denotan que hay muchas bacterias (Foto: Armando Tovar)


Tristemente encontramos cuatro axolotes, parte de la fauna nativa, muertos. También estaban descompuestos pero mucho menos que las tilapias, la descomposición sugería que llevaban al menos un día muertos. El  tamaño nos hace suponer que eran jóvenes pues alcanzaban unos 20 cm.

De los axolotes encontramos que el hígado, los riñones y los intestinos estaban muy deteriorados. Además tenían hemorragias en la zona del cráneo y en el dorso; cavidad donde están las vísceras. Estos datos sugieren que ese lugar no es el ideal para que los axolotes sobrevivan.

El hecho de haber encontrado a los animales en mal estado, sugiere que no murieron por algún compuesto tóxico, pues los órganos no estaban colapsados, pero no se encontraban en óptimas condiciones; el sistema en ese lugar no es apto para que los organismos vivan y se reproduzcan. Es posible, entonces, que los animales estuvieran en su límite y cuando llegó un momento de estrés, como pudo ser la entrada de agua con materia orgánica que consumió por completo el oxígeno del agua, estos animales no pudieron sobrevivir, lo que bajo otras condiciones hubiera sido posible. Por ejemplo, los axolotes pueden sobrevivir a condiciones de anoxia si se encuentran saludables. El hecho de que hayan muerto sugiere que estaban en malas condiciones.

¿Qué dicen los resultados?

Muestran que la mortandad se puede deber a una entrada súbita de agua con sedimento. Además de “enturbiar” el agua (lo que mata a las plantas y evita que los animales vean) el agua se puso de color rojizo. Este sedimento tenía mucha materia orgánica y nutrientes, lo que hizo que las bacterias se acabaran el oxígeno del agua. El agua turbia, sin oxígeno, con un alto contenido de sólidos, posiblemente ocasionó la muerte de los peces y axolotes por asfixia.

La cantidad de bacterias indicadoras muestran la presencia de materia fecal equivalente a la de aguas residuales de origen doméstico sin previo tratamiento. El agua que posiblemente entró al sistema no provenía de ninguna planta de tratamiento. Los peces muertos y flotando aumentaron la cantidad de materia orgánica en el agua, proporcionando más alimento disponible para las bacterias.

 

Conclusión

Desde el punto de vista legal, la mala calidad del agua en el humedal de San Gregorio Atlapulco sobrepasa los niveles mencionados en la ley y las normas mexicanas para ser usada para riego agrícola. Estas condiciones extremas se han presentado varios años durante la época de lluvias. La explicación apunta a la descarga de agua de mala calidad con sedimentos, materia orgánica y contaminantes, que afectan a la fauna local, la cual ya se encuentra debilitada por la mala calidad del agua.

Otra explicación de cómo entraron estos sedimentos al humedal es que se está utilizando este humedal como laguna de regulación (pues siempre pasa en época de lluvias) y la descarga está provocando que los sedimentos acumulados lleguen en poco tiempo a los canales explicando el color rojizo del agua.


Aún cuando deberíamos apreciar el suelo agrícola, el sistema de chinampas, los servicios que nos prestan, así como los organismos que habitan en este singular hábitat pareciera que no lo entendemos. Ante este evento debería responder el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, la Delegación de Xochimilco, y el Gobierno del Distrito Federal, ellos deben de prever que estas condiciones se presenten en eventos extremos. Y tomar en serio la recuperación y conservación de esta zona, esencial para la Ciudad de México.

Sunday, November 24, 2013

Tú tendrás tus Derechos Humanos pero el GDF tiene más derecho a pisotearlos.

El titulo es lo que, en pocas palabras, la jueza Yasmín Esquivel Mosquera del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del GDF escribió en su argumentación para revocar el veredicto que Greenpeace ganó, porque se violó el derecho a la participación en el caso de la Supervía. La revocación del veredicto no es sorprendente. La jueza es esposa de José María Rioboó, que es el dueño de una de la consultora en ingeniería de la Supervía.

El título también se aplica a lo que sucedió ayer domingo 24 de septiembre, pues el Gobierno de Distrito Federal utilizando a la Policía del DF desalojó a todos los participantes que celebraban el Picnic en el Río. Este picnic es para promover la recuperación los ríos en toda la ciudad, comenzando por el Río de la Piedad. Esta es una propuesta de un grupo de ciudadanos liderados por Taller 13. Aquí puedes ver la propuesta. El picnic no era una protesta, tampoco era una manifestación, ni mucho menos estaba afectando a alguien. Aún así coartaron el derecho de expresión de los ciudadanos al desalojarlos.

Policías desalojando a las personas del Picnic

Era un picnic en un espacio público, un espacio de todos.

Jugando cartas en el Picnic


La policía arguyó muchas cosas como “son órdenes de arriba” o “están ocasionando tráfico”. Ya en el Twitter se justificó diciendo “era por la seguridad de los activistas y de los automovilistas” (sí leyó usted bien… de los automovilistas). 

Aquí está un video del desalojo




El caso es que no sabemos la razón real de este desalojo.

Una hipótesis es que ya se cierne la idea de hacer un segundo piso sobre Viaducto y recuperar el río obviamente rompe con el “desarrollo” de…. las constructoras OHL, ICA, CEMEX y Rioboó, que son los únicos beneficiados de estos proyectos.

Policías tomándonos fotos para amedrentar
Es curioso que con la Supervía el GDF fuera el que apelara la decisión del Tribunal de lo Contencioso Administrativo y no las empresas OHL, Copri y Rioboó que son las interesadas. El GDF se tomó la atribución de ser el defensor de las constructoras, en lugar de defender a los ciudadanos. 

Misma curiosidad me provoca el desalojo del Picnic. EL GDF utiliza una doble moral al negociar con el plantón de la CNTE y a la vez desalojar a ciudadanos que sólo se preocupan por recuperar los ríos sin molestar a nadie. En lugar de proteger a ciudadanos que tienen propuestas para mejorar la ciudad, los desaloja. 

Escultura que explica lo sucio del Río de la Piedad armada en el Picnic


Además de beneficiar el negocio de su marido desde un puesto con sueldo pagado con nuestros impuestos, la argumentación de la jueza Yasmín Esquivel Mosquera en su veredicto es de antología. Aquí la transcripción:

si bien es cierto que todos los integrantes de la sociedad tienen derecho de contar con una vivienda digna y decorosa, así como de gozar de un ambiente sano y de estar informadas sobre los acontecimientos trascendentes en esas materias, además a participar de manera activa en los asuntos de interés general. Estas prerrogativas constituyen derechos difusos de la sociedad, pero ello no implica que puedan obstruir la toma de decisiones del Gobierno acerca de las vialidades que considera necesarias para el bienestar de la comunidad, menos aún, impedir u obstaculizar su realización atendiendo a sus circunstancias particulares
Para la jueza, el tener un ambiente sano y el acceso a la información es un derecho "difuso".

Policía "invitándonos a salir" o nos remitirían al MP con todo y niños
Para la jueza, los derechos humanos están por debajo de los deseos del Gobierno en cuanto a vialidades. La jueza evita mencionar que a la “comunidad” a la que se refiere es menos del 20% de la población que tiene auto. A ese porcentaje hay que quitarle los que no tienen dinero para pagar la cuota de la autopista privada.

La reacción del poder ejecutivo y judicial ante dos acciones como las descritas sugiere que ambos poderes están dando la espalda a la sociedad. No sólo está en juego un proyecto como la Supervía o la iniciativa como el rescate del Río de la Piedad, están en juego los derechos humanos de los capitalinos, que están siendo ignorados por ambos poderes.

En unos días un juez revisará el veredicto y se tendrá la oportunidad de revocar esta triste decisión que la de la jueza Yasmín Esquivel Mosquera hizo desde un lugar privilegiado. Esperemos que también el GDF y la Policía rectifiquen sobre la actitud que tomaron sobre el Picnic en el RíoDe lo contrario se confirmará que en realidad el DF no es progresista por sus autoridades, si acaso lo es, se debe al tejido social que han generado los ciudadanos.

En el picnic




Sunday, November 10, 2013

La REPSA en el Collar del Sur

Foto: REPSA


El Dr. Pedro Moctezuma sugiere que el sur de la ciudad de México tiene un collar de zonas a conservar de las cuales destacan Xochimilco, Fuentes Brotantes, Rio Magdalena, el Cerro de la Estrella, la Sierra de Santa Catarina y La Reserva del Pedregal de San Angel. Los capitalinos necesitamos de este collar para vivir, pues son la frontera del Bosque de Agua con la zona urbana, y están amenazadas por la urbanización. 

De estas zonas, la Reserva del Pedregal de San Ángel (REPSA) es, quizá, la única que en lugar de disminuir ha aumentado. En su fundación que tenía 124 ha a ahora que cuenta con 237 ha, ubicadas en Ciudad Universitaria de la UNAM.


La historia de la REPSA comenzó hace un poco más de 30 años. A principios los 80s un grupo de estudiantes que trabajaban la ecología del pedregal se enteró de que la misma UNAM quería construir en ese lugar una serie de edificios para rentarlos al gobierno. Estos estudiantes se opusieron y defendieron el pedregal con la única arma que tenían: el activismo inteligente y un proyecto académico consolidado y liderado desde la Facultad de Ciencias. Posteriormente algunos de esos estudiantes se convirtieron en grandes investigadores como el Dr. Jorge Meave del Castillo y la Maestra Julia Carabias, de la Facultad de Ciencias; la Dra. Elena Alvarez Buylla y el Dr. Alfonso Valiente, de Instituto de Ecología; el Dr. Raúl García Barrios del CRIM; o en promotores de la conservación del Bosque de Agua como el Dr. Jurgen Hoth. Gracias a ellos, y a muchos otros estudiantes y académicos que mencionaré en futuras publicaciones, las autoridades universitarias comprendieron la importancia de este lugar y se comenzó a estructurar la idea de una reserva dentro de CU. La historia es tan interesante que se merece muchas más líneas, que pronto estarán aquí. Esta historia se demuestra la capacidad estudiantil bien organizada, trabajo académico serio y documentado y un poco de sensibilidad por parte de las autoridades puede generar ideas buenas como la creación de la REPSA. 

Foto: REPSA, Espacio Escultórico
Durante varios años la REPSA estuvo bajo coordinaciones académicas, con la idea fundamental de la generación de conocimiento. En estos años se incluyó a “La Cantera” dentro del área de conservación. La historia de la incorporación de La Cantera, incluyendo el comodato con el equipo de los Pumas, es también fascinante. Pero la zona todavía seguía siendo susceptible a ser urbanizada por la misma universidad, pues institucionalmente no se había consolidado. Por lo que fue inevitable un nuevo choque (hace cerca de ocho años) entre la visión de una construcción (un estadio de béisbol) y la conservación de esta zona. 

Foto: REPSA diversidad de insectos
Varios universitarios, dentro de los que destaca el Dr. Zenón Cano, lograron convencer a la comunidad de que era necesario repensar la forma de proteger a la REPSA, pues se seguía utilizando para construir en CU. Con esto se detuvo la construcción del estadio, y quizá comenzó un cambio en la mentalidad en los universitarios. A partir de esta confrontación surgió la idea de poner orden geográfico en la REPSA, además de darle una estructura que fuera la base de las discusiones sobre esta zona.

Esta tarea se encargó al Dr. Antonio Lot, que durante los siguientes ocho años, se hizo cargo de formar un equipo de trabajo con el fin de darle el estatus que la REPSA se merece. En estos años se ha logrado generar un sentimiento de pertenencia entre los universitarios sobre su espacio natural. Este espacio ocupa más del 32% de CU y convive diariamente con los más de 160 mil universitarios. Parte de la comunidad universitaria ha sido receptiva a comprender que la belleza natural no tiene que estar relacionada con parques cuadrados y setos con forma de animales. Que la naturaleza cuando crece salvaje (que es como debe de crecer) es muy bella. Ciudad Universitaria es un pedregal, lleno de rocas, cactus, serpientes y cacomistles. Cada día más dependencias se convencen de que el paisaje de pedregal en los jardines es bello, necesita poco mantenimiento y no requiere de agua. Cada vez más universitarios vemos poco sustentable construir émulos enanos de campos de golf alrededor de los edificios. La xerojardinería está aumentando en CU y hay cuando menos 28 dependencias que lo están adoptando. 

Foto: REPSA La naturaleza cuando crece salvaje es más bonita

La REPSA es un oasis en la ciudad para plantas y animales, incluso es posible que tenga todavía hasta zorras grises. Pero tiene problemas muy serios, las especies introducidas (por ejemplo, los eucaliptos, los perros y gatos ferales) están afectando de manera significativa su dinámica ecológica. La basura, el robo de sus rejas, los incendios, el vandalismo y las construcciones también la afectan. Por ello, existe un grupo incansable de personas que están trabajando en la REPSA: los arquitectos Pedro Camarena y Saul Rodríguez y los biólogos Marcela Pérez y Guillermo Gil coordinan a un ejército de voluntarios y servicios sociales que están trabajan de manera cotidiana en programas de mantenimiento, análisis y promoción de la REPSA. En La Cantera Francisco Martinez coordina los esfuerzos de mantenimiento de esa parte. El hecho de que exista un equipo profesional y un número creciente de voluntarios es un alivio para su conservación. Esto no quiere decir que la tarea de la conservación sea exclusivamente de ellos, es de todos los universitarios, es de los capitalinos.

¡LOS INVITAMOS!



La REPSA representa muchos retos, y también muchas oportunidades. Con ella podemos saber como funcionan los puentes que forman los camellones entre las zonas núcleo para los animales y las plantas. También podemos analizar su papel en el collar del sur de la ciudad de este ecosistema urbano.  Finalmente el reto de la difusión para que la sociedad capitalina sepa que exista la REPSA y toda sus ventajas. 


Ahora me toca ocupar la silla del Dr. Lot en la coordinación de esfuerzos para mantener la REPSA y trabajar en los retos y las oportunidades que brinda. Espero estar a su altura y la de todos los universitarios que han trabajado incansablemente por crecerla, mantenerla y mejorarla.  

Si quieren saber más de la REPSA:

FB: Repsa.CU


Saturday, September 28, 2013

La CDHDF

En el año en que la contaminación del aire de la Ciudad de México ha sido la peor de las últimas décadas el GDF recibió el premio por la organización C40 a las mejores políticas públicas para mejorar la calidad del aire. La justificación del premio no se basó en los resultados; lo que se premió fue la buena intención. Este es un ejemplo de como estamos llenos de buenas intenciones que sólo reflejan destrozos ecológicos en el mediano y largo plazo.

Si se contrastan con el deterioro ambiental actual, la mayoría de las buenas intenciones de la política pública en ecología son inútiles. Por ejemplo, los parques de bolsillo, ahora tan promovidos, son una acción diminuta si se compara con los 300mil árboles talados en el DF en los últimos 6 años, pero estos parques ayudan a justificar tala de árboles para  la construcción de carreteras urbanas.

La respuesta de la naturaleza se basa en los hechos, no en las intenciones por muy buenas que sean. Las lluvias de septiembre han puesto en evidencia la inutilidad de muchas de las buenas intenciones de los gobiernos.

Es fácil para los gobiernos esquivar la responsabilidad de una mala política ecológica, puesto que los problemas ambientales son multifactoriales. Así, se puede culpar al Cambio Climático por las tragedias ocasionadas por las lluvias de septiembre. Aún cuando las tragedias sean el resultado sinérgico del Cambio Climático con efectos locales como la devastación de manglares, la urbanización de laderas o entubamiento deríos.

Es por eso que las acciones de la CDHDF en los últimos cuatro años han sido una bocanada de aire para la sociedad y la ecología de la ciudad. Durante este tiempo, la CDHDF ha estado trabajando con expertos en ecología, leyes y sociales para comprender cuales son los efectos directos e indirectos de políticas y construcciones que contravienen la ecología del lugar. Bajo el liderazgo de Luis González Placencia, la Tercera Visitaduría de la CDHDF se ha encargado de comprender los efectos complejos de la destrucción de los ecosistemas y su relación con los derechos humanos.

Esta relación no es sencilla pues está basada en sistemas complejos. Pero la CDHDF ha comprendido muy bien, que los derechos humanos están ligados muy íntimamente a la conservación, pues un ecosistema sano influye en la calidad de vida de los habitantes.

Para resolver los conflictos que se generan por los proyectos emprendidos por el gobierno, el diálogo entre actores ha sido una de las piedras angulares de la CDHDF. Por ejemplo, en la Supervía la CDHDF intentó sentar en la mesa a los vecinos que se oponen a esa construcción y al gobierno del Distrito Federal. Pero el Secretario de Gobierno del DF se negó a discutir el tema y se fue de la mesa de diálogo. Las consecuencias todos las sabemos: la CDHDF generó una recomendación por violaciones a los derechos humanos por la construcción de la Supervía, misma que el GDF ignoró.

La nueva administración parece diferente y aceptó la convocatoria que le hizo la CDHDF a discutir un proyecto de autopista urbana que quiere pasar por encima de Xochimilco: La Supervía Oriente (Autopista Urbana Oriente). La reunión fue en la CDHDF y la Tercera Visitaduría facilitó el diálogo entre academia, gobierno y sociedad. En este diálogo, académicos de varias universidades expusimos nuestro desacuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) y el gobierno escuchó los argumentos. De esta reunión, entendemos por los medios, el GDF regresó la MIA a CEMEX (empresa que quiere construir esta carretera). Según declaraciones de la Secreataría de Obras, el GDF estaba a punto de aceptar la MIA antes de este diálogo.

Quizá pronto CEMEX someta una nueva MIA y esperamos que esta vez sí exista una verdadera consulta pública a todo la población sobre la obra (un derecho humano). Este logro de detener una obra que ya tenía las máquinas listas para comenzar fue gracias a la defensa que generó  a la CDHDF.

No sabemos si es gracias a este tipo de logros o las desavenencias políticas con gobiernos anteriores que ahora la ALDF está cuestionando la buena actuación del Ombudsman capitalino y no lo quiere ratificar. Esto sería un retroceso muy grande para la defensa Ambiental de la Ciudad de México. Es necesaria una postura fuerte y honesta en la defensa de un ambiente sano como la ha llevado en estos años la CDHDF. Es la única forma que permitiría pensar en una verdadera sostenibilidad en la Ciudad de México


Ojalá y la defensa a un medio ambiente sano generado por la CDHDF en los últimos años sea una carta de apoyo para que siga en el cargo, esperamos que no una de las razones por las cuales algunos grupos políticos quieren deshacerse de el.