Monday, May 27, 2013

El papel de la naturaleza en la planeación urbana (primera parte)

Este artículo fue publicado en DFENSOR revista de la CDHDF en su último número.

Las ciudades están creciendo de manera acelerada, lo que ha generando nuevas dinámicas sociales, económicas y ecológicas, que están teniendo resultados poco predecibles. La incertidumbre aumenta cuando a esta ecuación se le añade el Cambio Climático, y la reducción de Servicios Ecosistémicos.


El Cambio Climático está generando eventos extremos de manera cotidiana, en décadas previas estos eventos eran aislados y poco recurrentes, pero ahora los eventos extremos son más intensos y se presentan año con año. Por ejemplo, está previsto que con el Cambio Climático, huracanes tan devastadores como Sandy afecten a Nueva York en promedio cada 14 años; y en la Ciudad de México las lluvias torrenciales antes atípicias han generado en los últimos años inundaciones en las zonas más bajas como Chalco y Tlahuac y con ello vidas humanas y pérdidas materiales para los habitantes. Por lo tanto, aún cuando los citadinos consideramos al Cambio Climático como algo lejano, nos afecta de manera directa. Los eventos extremos pueden ser tan devastadores como los huracanes y las lluvias torrenciales que afectan miles de vidas en unas cuantas horas, o con repercusiones que duran semanas, meses o años, como el problema de provisión de agua en la Ciudad de México que nos afectará a los 9 millones de capitalinos durante los próximos meses. 

Trayectoria de Sandy (www.abc.esp)
Por su parte, los Servicios Ecosistémicos de los cuales las ciudades son beneficiarias se están reduciendo gracias a la urbanización acelerada. Estos servicios se pueden definir como los beneficios que las poblaciones humanas obtienen, directa o indirectamente, de las funciones de un ecosistema. Aún cuando las personas que vivimos en la ciudad pensamos que no tenemos contacto con la naturaleza, necesitamos de los Servicios Ecosistémicos que ésta provee. En muchas ocasionas en mayor medida que las personas que viven fuera de las ciudades. 

A primera vista un concepto como el de Servicios Ecosistémicos es complicado de asimilar, puesto que inciden a diferentes escalas y de múltiples formas a los seres humanos. Por ello es difícil que este concepto se encuentre dentro del pensamiento colectivo de la sociedad urbana. En un afán de entenderlos se ha propuesto una clasificación con cuatro tipos de Servicios Ecosistémicos:

Foto: www.demotix.com
1) Los Servicios de soporte. Estos servicios son fundamentales para que la naturaleza siga manteniendo su dinámica y por lo tanto provea de los demás servicios. Por ejemplo, los insectos, que la sociedad urbana consideran como nocivos, son fundamentales para la polinización y dispersión de semillas de las plantas. Sin estos insectos no existen las plantas, y puesto que las plantas son la proveedoras de alimento y sin las plantas no existe la vida, incluso en la ciudades donde todo es gris.



foto:territorioabierto.jesuitas.cl
2) Los Servicios de provisión. En estos servicios se encuentra todo aquello que consideramos que la madre naturaleza nos provee. Por ejemplo, la comida de la cual nos alimentamos, o el agua del acuífero que 70% de los capitalinos tomamos es gracias a las zonas boscosas. El bosque que rodea la Ciudad de México promueve las condiciones para que exista una infiltración de agua y llegue al acuífero.


foto: www.barewalls.com

3) Los Servicios de regulación. Estos servicios son los que amortiguan muchos de los contaminantes que producimos. Pero también regulan los eventos extremos que ahora son más recurrentes por el Cambio Climático. Por ejemplo, árboles en los camellones reducen contaminación del aire y con ello reducen las enfermedades respiratorias; además capturan de carbono balanceando la relación de lo que emitimos a diario con nuestros automóviles. El problema de los Servicios Ecosistémicos de regulación es que nadie nota en el momento en el que se destruyen, pero también es la rapidez con la que los extrañamos en un evento extremo. El caso de Nueva Orleans con el huracán Katrina es muy claro. Durante décadas el delta del Misisipí en el Golfo de México fue destruido por la urbanización. La compactación de sedimentos y la destrucción de los árboles abrió una supervía para que cualquier huracán entrara con toda su fuerza, generando muchos daños en la ciudad. Si el delta del Misisipí hubiera estado conservado, la fuerza del huracán en la ciudad hubiera sido mucho menor. Por lo tanto, si se destruyen a los ecosistemas y a la vez los efectos del cambio climático aumentan, se están potenciando muchos eventos catastróficos en corto tiempo. 


Foto:mexicocooks.typepad.com
4) Los Servicios culturales. Estos servicios están relacionados con la cultura humana. En otras palabras estos servicios son los que nos hacen ser humanos. Quizá el mejor ejemplo para los mexicanos es la cultura culinaria que se basa fundamentalmente en el organismos de la región que no son parte del ecosistema. En otras palabras, nuestra cultura surge de nuestra interacción con la naturaleza, al perderla perdemos cultural.



Puesto que los Servicios Ecosistémicos influyen de manera directa a diferentes partes de la vida cotidiana de la ciudad, la interacción entre ellos generan dinámicas complejas y poco predecibles entre las diferentes variables. Es por esto que los efectos de la destrucción de Servicios Ecosistémicos en las ciudades pasan por un proceso multidimensional de relaciones sociales, económicas y ecológicas. Estas dimensiones afectan a la economía, la salud, la movilidad, la alimentación de sus habitantes. Este proceso multidimensional es el que debe de ser abordado al momento de generar planes sostenibles urbanos.

Crecimiento de Janitzio en Michoacan 
Pero tradicionalmente los Servicios Ecosistémicos no están considerados dentro de la planeación urbana. Las formas de manejo y toma de decisión buscan el beneficio en el corto plazo no están considerando este conjunto de relaciones multdimensionales. Por lo tanto, la manera tradicional de manejo urbano es destructiva en el mediano plazo y lo que es más grave aún, afecta en mayor medida a los grupos más desprotegidos. 

Thursday, May 2, 2013

Conmemorando de nuevo a Jane Jacobs (segundo aniversario de este blog)

Ya pasó un año de de aquella caminata bajo la lluvia por los barrios de San Jerónimo conmemorando a Jane Jacobs. Y mientras caminábamos, nos escoltaba un operativo de “antentos-antentos” policías que cuidaban que no fuéramos a hacer desmanes en la Supervía. No sabían que esta caminata no era una manifestación política, sino una forma de conocer nuestro barrio. Ese día aprendimos muchas cosas de San Jerónimo, sus ríos, su historia, sus tiendas, sus costumbres y sus luchas.

Durante este año (en el que cumple ya su segundo aniversario este blog) han pasado muchas cosas. 

Unos meses después de aquella caminata, mi esposa y yo fuimos golpeados por granaderos por defender la Glorieta de la Quinceañeras. Uno de los últimos lugares públicos que tenía San Jerónimo.  

Promesa de constructoras
Durante el año pasado COPRI, OHL y Riobóo, las compañías que construyen la Supervía y destruyen la Ciudad, dispersaron propaganda de que la Glorieta iba a quedar mejor que antes. Si uno la observa ahora, la realidad es otra; mataron a la mayoría de los cipreses y a un pirul que tenía más de 200 años de vida. Acaban de destruir otra plaza que no estaba en el plan, la Plaza de Hidalgo, porque la autodenominada “obra mejor planificada de la historia” no se había dado cuenta que tenían que hacer una conexión entre la Supervía y el Segundo Piso. 


Hace 4 meses de la Glorieta (ahora está peor).

El mismo fin de semana que talaron el pirul subieron el costo del peaje de la Supervia al 100% (de 10 a 20 pesos), generando una reacción virulenta entre los usuarios de esa vialidad. Lo que no quieren saber los usuarios es que todavía falta un incremento de al menos 8 pesos, según el Tìtulo de Concesión. Absurdas aquellas protestas para que baje el peaje, pues como tuiteó @PPmerino hace unos días: “Subsídiame la gasolina; subsídiame supervía; subsídiame estacionada... (De verdad creen que el coche es un derecho humano)”.

También este año se fue el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard y su gabinete “verde” o mejor dicho del Greenwashing. Como saldo nos dejó más daño en el Suelo de Conservación en seis años que los cinco gobernantes juntos que le precedieron. Durante tres años se urbanizó cerca del 15% del Suelo de Conservación en asentamientos regulares e irregulares. 

Dentro de sus destrozos ecológicos resalta el Plan de Rescate del Río Magdalena. Un proyecto encargado a la UNAM que estaba muy bien diseñado, pero que en su implementación el GDF sólo utilizó el nombre de la Universidad, pues lo que hicieron se aleja mucho del plan original. Hoy el río está seco y agonizando.

Hace unos días, arrestaron a Evelyn Barreto, quien en una protesta contra la Supervia fue acusada de haber “robado” unas vallas (en realidad las movió, para que los vecinos se dieran cuenta de la tala de árboles del Parque Las Águilas). Evelyn le solicitó a Copri ver su permiso de tala de árboles, pues la compañía no tenía autorización. Así que los que estaban violando la ley eran los constructores, pero COPRI valoró el robo en $300, y Evelyn tuvo que pagar $20,000 de fianza para no pasar el fin de semana en la cárcel. Al final, la presión de las redes sociales que relataban la injusticia sufrida terminaron por hacer desistir a COPRI de esta demanda. Parece ser que el Ex-Jefe de Gobierno y las compañías son rencorosos y su interés es desmotivar la protesta social. 

También en este año, hubieron cosas buenas. Por ejemplo, conocí a Taller 13 que está generando grandes proyectos para la Ciudad como el rescate del Río de la Piedad.
Integramos un grupo de investigadores y estudiantes universitarios en el marco de la Red Universitaria del Agua para articularnos en la Red Somos Ciudad de México y generar indicadores y metas sobre agua en la metrópoli. 

Participé junto con un grupo convocante muy amplio en el Congreso Ciudadanos y la Sostenibilidad del Agua en México y que está generando una propuesta de la Ley Nacional del Agua, la cual garantiza su uso sostenible. Aquí el reto es mayúsculo pero también lo son las personas que lo están promoviendo.  



Los estudiantes del Laboratorio de Restauración Ecológica, por iniciativa propia decidieron generar el Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental, GAMIA, que ahora ya forma parte de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad. Este grupo de estudiantes busca mejorar las reglas para que las Manifestaciones sí funcionen para lo que fueron creadas. 

Trabajamos en Xochimilco, generando un plan de restauración que incluye al axolote y en el cual cada día se están involucrando más personas. Trabajamos con chinamperos, pescadores y distribuidores para rescatar a este lugar y sus especies como se merecen.

Comenzamos a catapultar la Iniciativa Bosque de Agua (del cual debo una publicación). Lograr alinear a todos los actores podrá ser una forma eficaz de manejar esas 250 mil hectáreas de bosques y pastizales que nos rodean

Armamos una Maestría en Sostenibilidad en al UNAM, que quizá pueda ser la respuesta en formación de personas para resolver los problemas actuales de desarrollo pero conservando nuestro  planeta en el futuro.

Y ahora, en este segundo aniversario, volvemos a promocionar la caminata de Jane Jacobs. Conmemoraremos a una persona que  ha sido parteaguas en la urbanización de las ciudades. Las caminatas buscan revitalizar lo que fue la insignia de los proyectos de Jacobs: hacer vida de barrio

Este año la caminata en el DF será en Coyoacán el próximo sábado a las 10 de la mañana; comenzaremos en los Viveros y terminaremos en la plaza del Centro Histórico de Coyoacán, pasando por conocer organizaciones y gente interesante. Si quieres saber más sobre el esta caminata haz click aquí... y... aquí

Aquí algunas ligas que explican quién fue Jane Jacobs y qué significa esta caminata

http://www.janejacobswalk.org/about-jane-jacobs-walk/meet-jane-jacobs/
http://www.janejacobswalk.org/
https://www.facebook.com/janejacobswalk

Estamos todos invitados, ojalá puedan asistir.